El BCE ve falta de capacidad de los consejos para supervisar a los directivos

El Banco Central Europeo (BCE) observa una falta de capacidad de los consejos de los bancos para supervisar de forma independiente a los directivos.

La presidenta de la supervisión bancaria unificada europea del BCE, Daniéle Nouy, dijo que "los consejos necesitan continuar mejorando su capacidad de supervisar y objetar al comité ejecutivo de forma independiente" en un informe publicado hoy.

El BCE ha analizado las prácticas de los bancos de la zona del euro en la gobernanza y el apetito por el riesgo.

Y considera que las prácticas de la mayoría de los bancos significativos de la zona del euro difieren aún de las mejores prácticas internacionales, aunque han mejorado.

El BCE publicó el informe tras haber realizado en 2015 una revisión temática en la que se realizó un análisis exhaustivo de los órganos de dirección y de los marcos de apetito de riesgo de todas las entidades significativas de la zona del euro.

"La mayor parte de los bancos necesita mejorar la calidad del debate en el consejo y su capacidad de objeción independientemente a la dirección", según el BCE.

La entidad monetaria, que desde noviembre de 2014 realiza la supervisión unificada de los bancos europeos, también observa que muchos bancos necesitan mejorar la independencia de sus consejos y tener una "clara asignación de responsabilidades".

La mayor parte de los bancos europeos también debe "implementar marcos de apetito por el riesgo más robustos y amplios, que deben ser consistentes con su perfil de riesgo".

El objetivo del informe es "ayudar y servir de guía a las entidades para la aplicación de las mejores prácticas internacionales", dice el BCE.

La entidad monetaria reconoce que "se han logrado ya mejoras sustanciales", pero considera que "las prácticas de la mayoría de las entidades significativas difieren aún de las mejores prácticas internacionales".

El BCE tiene expectativas elevadas y específicas en lo que se refiere a los consejos de las entidades de crédito.

Los bancos "han de analizar críticamente, aprobar y vigilar la aplicación por parte de la dirección de los objetivos estratégicos, la gobernanza y la cultura corporativa de la entidad", añade el BCE.

El BCE espera que el consejo demuestre capacidad de análisis crítico independiente y de vigilancia de la alta dirección.

Por tanto, añade el BCE, "el consejo de una entidad ha de tener una composición adecuada y una organización eficiente a fin de asegurar que tenga la capacidad para cuestionar la actuación de la alta dirección".

El BCE también quiere que el consejo adopte "una perspectiva de riesgo en las discusiones estratégicas" y demuestre "una vigilancia efectiva de las funciones de riesgo y de control".

En particular, debe participar activamente en el proceso de validación y seguimiento del marco de apetito de riesgo.

El BCE espera asimismo que "las entidades elaboren y adopten un marco de apetito de riesgo global, que debería contribuir a reforzar la sensibilización ante el riesgo y a fomentar una cultura de riesgo adecuada".

El marco de apetito de riesgo debería definir el nivel de tolerancia al riesgo que la entidad está dispuesta a asumir en relación con los riesgos financieros y no financieros, según el BCE.

Los parámetros y los límites de riesgo deberían aplicarse de forma coherente en las distintas entidades y líneas de negocio, y vigilarse y comunicarse al consejo periódicamente.

Asimismo, el BCE dice que "el marco de apetito de riesgo debe ser acorde al plan de negocio, la estrategia, la planificación del capital y de la liquidez y los sistemas de remuneración de las entidades financieras". EFE

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.