Críticas por la debilidad de la acción y cláusulas suelo, preguntas a Oliu

Las quejas por la caída del valor de la acción del Banco Sabadell, hoy a 0,87 céntimos por título, y el retraso en la compensación a los clientes que han reclamado por las cláusulas suelo han centrado algunas de las preguntas, muy críticas, al presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, en la junta general.

Entre los accionistas que han tomado la palabra en la junta de accionistas celebrada en el Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA), Damián García Bartolomé ha pedido la dimisión en bloque del consejo de administración por la evolución de la acción.

Ha señalado que en los últimos 12 años se ha desplomado en un 90 por ciento y que solamente durante 2018 ha sido del 36, ocho puntos más que la media de la caída de las entidades financieras europeas.

En la contestación Oliu, cuya reelección ha sido aprobada en votación, ha admitido "gran pesar" por la disminución del valor de la acción y ha señalado que el valor del Sabadell se ha visto castigado por el contexto financiero y, además, específicamente por los problemas en la migración tecnológica en la entidad británica adquirida TSB, que causaron que él y su consejero delegado, Jaime Guardiola, decidieran renunciar a sus bonus variables.

Además, ha señalado que el consejo de administración no podía prever la situación de bajos tipos de interés del Banco Central Europeo por tanto tiempo, incluso con tipos negativos, lo cual ha repercutido en la acción.

"Esperamos que con el tiempo, cuando se hayan resuelto los problemas de estabilidad regulatoria y el tipo de interés recupere tasas positivas, se notará (en la subida del valor de la acción) si la gestión del banco es acertada", ha apuntado Oliu, quien ha insistido en que el valor de la acción depende "del apetito de los inversores".

En cuanto a las cláusulas suelo, han intervenido varios representantes de los pequeños accionistas de la asociación Adicae, que han descalificado la imagen reputacional de la entidad al "persistir" en su negativa a atender las reclamaciones de los perjudicados, pese a que de las 9 demandas llevadas a los tribunales, 7 ya han sido falladas a favor de los demandantes.

Víctor Cremades ha culpado a Oliu y su consejo de "desoír estas reclamaciones" y ha lamentado que la falta de acuerdo extrajudicial haya abocado a procesos onerosos, a costa del bolsillo de los accionistas.

En la réplica, Oliu ha tachado este asunto de "antiguo" y ha asegurado que la posición de la entidad es que las cláusulas suelo son "legales, transparentes y que los clientes fueron informados con claridad", y ha subrayado que el banco lo defenderá así en todas las instancias judiciales y hasta el final.

El presidente también ha sido preguntado por las cuotas participativas (acciones sin derechos políticos) de la extinta Caja Mediterráneo (CAM), adquirida por el Sabadell, y ha recordado que ese producto quedó en su día fuera de la adquisición de la compra de la entidad y que son potestad de la Fundación CAM.

Varios accionistas también han pedido que no financie a empresas armamentísticas, y el presidente ha contestado que el Sabadell se atiene a un protocolo que respeta la normativa internacional en este sentido, avalada entre otros organismos por la ONU.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.