Lagarde hace un guiño al mercado

La presidenta del BCE deja claro que vigilará el alza de los bonos

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, afirmó tras la reunión del Consejo de Gobierno que las perspectivas de inflación se mantienen sin cambios a medio plazo

En cambio, admite que los tipos del mercado aumentaron desde principios de año y “suponen un riesgo para las condiciones de financiación”. Para Lagarde mantener las condiciones de financiación sigue siendo importante puesto que es necesario para la recuperación de la economía de la eurozona.

Publicidad

Si la rentabilidad de los bonos continúa al alza, podría llevar a cabo un endurecimiento de las condiciones de financiación

Lagarde lanzó, durante su comparecencia, un mensaje claro: “El BCE seguirá vigilando los tipos de cambio”. Con estas palabras, quiere evitar la tibieza de su intervención del año pasado, cuando dijo que el “BCE no estaba para cerrar los spreads de los países periféricos”.

Nuevas estimaciones de inflación y crecimiento

Lagarde emitió, además, las nuevas previsiones de inflación y crecimiento para 2021 y 2022.

Así, la inflación se situará en 2021 en el 1,5% frente al 1% de la anterior estimación realizado en diciembre de 2020. Los precios se situarán en el 1,2% en 2022, una décima menos de lo inicialmente calculado, y en 2023 será del 1,4%, sin cambios con las anteriores estimaciones. 

En cuanto al crecimiento, la economía de la eurozona registrará una expansión del 4,1% en 2021 y del 4% en 2022, para caer al 2,1% en 2023.

Publicidad

Decisión del Consejo de Gobierno

Aunque el BCE dejó inalterado el volumen de compras de deuda en un total 1,85 billones de euros y los tipos de interés, afirmó que el ritmo de las compras de bonos durante el próximo trimestre "será significativamente más elevado que en los primeros meses de este año". 

Publicidad

Esta decisión se produce en un aumento de la rentabilidad de los bonos, lo que obliga al BCE a adoptar esta decisión para volver a anclarlos a niveles más bajos. Asimismo, el BCE mantiene el tipo de interés de las operaciones principales de financiación en el 0%, nivel en el que se encuentra desde marzo de 2016.

También deja inalterada en el 0,25 % la facilidad marginal de crédito, el tipo de interés que cobra a los bancos por los préstamos a un día, y en el -0,50 % la facilidad de depósito, el tipo de interés con el que tradicionalmente remuneraba los depósitos a un día pero que desde junio de 2014 está en negativo. 

Finalmente, el comunicado termina señalando que el nivel de tipo de interés oficiales "continuarán en los niveles actuales, o en niveles inferiores", hasta que se observe que las perspectivas de inflación se sitúan en un nivel algo inferior al 2 % y que esto se refleje de forma consistente en la evolución de la inflación subyacente. 

Publicidad
En portada

Noticias de