El euríbor se estabiliza a la espera del BCE

El índice de referencia para las hipotecas empieza a dar señales de estabilización, pero sin abandonar los números rojos

El euríbor, el índice de referencia para la mayoría de las hipotecas, cotiza de media en el mes de marzo en el -0,484%, tras haber tocado mínimo diario en el 0,478%.

Publicidad

En febrero, el índice se situó en el 0,501%, lo que suponía la primera subida en tasa mensual tras ocho meses de bajadas. De confirmarse, sería el segundo alza consecutivo del euríbor.

No obstante, y contando con estas leves alzas, el euríbor sigue moviéndose en niveles históricamente bajos.

Aunque con estos movimientos, el indicador empieza a dar signos de cierta estabilización, pero sin abandonar los números rojos, destaca el director de Hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli.

Por otro lado, la tasa de inflación de la eurozona también permanece sin cambios (experimentó su primer repunte en enero en el 0,9%). 

Publicidad
Publicidad

A pesar de estos cambios en algunos de los principales indicadores de la economía, aún es pronto para hablar de variación de tendencia, de hecho, las entidades mantienen sus precios respecto a las hipotecas.

Pocos cambios a medio plazo

De seguir así, el euríbor que cumplió en febrero cinco años en negativo, alcanza el nivel previsto para todo 2021. Según los cálculos realizados por Bankinter el índice se situará en el -0,45% a doce meses.

Por otra parte, el euríbor a tres meses se mantendrá también en niveles similares, en el -0,50%, en línea con la tasa de facilidad de depósito, el interés que cobra el Banco Central Europeo (BCE) a los bancos por tener el dinero aparcado en la entidad. 

De cara al próximo año, las expectativas que maneja la entidad naranja es de mantener un nivel similar al cierre de 2021. Así, el euríbor repuntaría ligeramente hasta situarse en el -0,42%.

Lo mismo ocurrirá con la referencia a tres meses, que cerraría el próximo año en el -0,50%. De hecho, las previsiones de la banca es que el índice se mantenga en niveles negativos, al menos, diez años más.

Publicidad

El BCE mantendrá la política acomodaticia

Uno de los temores es que el BCE, presionado por la subida de los rendimientos de los bonos, y el alza de la inflación lleve a cabo el tapering, o retirada de los estímulos antes de tiempo, lo que podría incidir en la evolución del euríbor a corto y medio plazo.

La presidenta, Christine Lagarde, “podría llegar a exponer los próximos pasos que podría dar el BCE para mantener unas condiciones de financiación favorables, incluido el aumento de las compras de bonos del QE”, señala Paul Diggle, economista jefe de Aberdeen Standard Investment.

“Esperamos que el BCE continúe haciendo hincapié en que las actuales condiciones flexibles de financiación son necesarias en un contexto en que no hay una mejora considerable del panorama económico subyacente”, comenta señala Annalisa Piazza, analista de renta fija de MFS Investment Managment.

El  BCE también publicará sus últimas proyecciones macroeconómicas, que mostrarán un fuerte aumento de la inflación a muy corto plazo, pero un posterior descenso que hará que el banco central no alcance su objetivo de inflación en 2022 y 2023. 

Publicidad

Este perfil de inflación apoyará la política acomodaticia del BCE y podría proporcionarle la cobertura para un mayor estímulo en el futuro. Para los inversores, esto significa que los rendimientos de los bonos de la eurozona pueden permanecer bien anclados, aunque sigan subiendo en los Estados Unidos.

En portada
Publicidad
Noticias de