Sánchez sube un 8,5% la pensión al excomisario Villarejo

La subida generalizada de las pensiones acordada por el Gobierno en los presupuestos generales provoca situaciones hilarantes

● Los podcasts de finanzas.com también están disponibles en su app favorita: Apple | Google | Ivoox | Spotify | Youtube

Transcripción del podcast

Publicidad

Los expertos en pensiones han sido claros a la hora de valorar la decisión del Gobierno de subir las pensiones de forma generalizada un 8,5 por ciento. “Es una barbaridad, una subida que el sistema público no podrá aguantar”, aseguran.

En plena reforma de las pensiones, con muchas dudas sobre si las medidas formuladas por el ministro Escrivá van a ser suficientes para garantizar la sostenibilidad del sistema, una subida de este calibre no parece que ayude en este objetivo. 

Era lógico que el Gobierno, ante la subida de la inflación, planteara un incremento de las pensiones. Pero lo normal es que el grueso de la subida se la llevaran los jubilados con las pensiones más bajas.  

El que se suba al mismo nivel tanto para los que cobran 800 euros al mes como para los que cobran casi 2.900 euros es difícil de entender. Y más en un Gobierno que presume de favorecer las rentas bajas y en una situación incierta para las cuentas de la Seguridad Social. 

Publicidad
Publicidad

El uso electoralista de los jubilados

Pero claro, aquí ha entrado en juego la proximidad de unas elecciones y el uso electoralista que siempre se ha hecho en este país de los jubilados. 

Y el Gobierno no está dispuesto a renunciar a ningún voto. Por eso no distingue entre pensiones bajas y pensiones altas. Si les sube a todos los pensionistas un 8,5 por ciento hay más posibilidades de rascar más votos. 

Aunque para ello el Gobierno beneficie a personas que, además de cobrar la pensión máxima, cuentan con los recursos suficientes para no necesitar esa subida. 

Jubilados famosos

En cierta ocasión, un funcionario de la Seguridad Social comentaba que la gente se sorprendería si supieran qué personajes conocidos cobraban la pensión pública al jubilarse.  

Sonado fue el caso, por ejemplo, del banquero Braulio Medel, que cuando era presidente de Unicaja se apuntó en la Seguridad Social y comenzó a cobrar la pensión pública.

Publicidad

Y Medel contaba con un fondo de pensiones privado de su entidad financiera valorado en más de 3 millones de euros. 

El polémico excomisario de Policía José Manuel Villarejo, jubilado desde 2016, también se va a beneficiar de esta subida. Se calcula que durante su etapa en activo pudo reunir una fortuna de 23 millones de euros. 

El caso es que, cuando se trata de jubilados, el Gobierno se olvida de pobres y ricos. Aquí no hace distinciones. Todos entran en el mismo saco electoral.

Publicidad
Las pautas de finanzas.com

Nuestros boletines son valiosos para inversores y líderes financieros. Denos la oportunidad de demostrárselo. Si le decepcionamos: cancele, sin más.
Gracias por su confianza.

En portada
Publicidad
Noticias de