La ley de vivienda fomentará la fuga de inversores de Barcelona a Madrid

La negativa de la comunidad de Madrid y del ayuntamiento a aplicar la ley de vivienda atraerá a los grandes inversores en inmobiliario a la capital

Madrid se ha convertido en uno de los destinos preferidos por los inversores en viviendas de lujo en detrimento de Barcelona, de la que han huido tras la entrada en vigor en octubre del año pasado de la Ley 11/2020 de medidas urgentes en materia de contención de rentas, que limita el precio del alquiler de viviendas en 60 municipios catalanes de más de 20.000 habitantes.

Este éxodo ha hecho que el stock de viviendas de lujo en Madrid sea un 50 por ciento menor que en Barcelona y que los precios sean un 40 por ciento superiores en la capital.

Publicidad

La diferencia queda patente si se compararan los precios de las zonas ‘prime’ de ambas ciudades. Así, en la calle de Recoletos de Madrid los precios de transacción rondan los 8.700 euros el metro cuadrado, mientras que en L'Eixample de Barcelona se sitúan de media en los 6.100 euros.

“Existe un segmento de mercado inmobiliario muy activo formado por empresas españolas que suelen dedicar sus beneficios y excesos de tesorería a la adquisición de inmuebles de lujo. Antes optaban mayoritariamente por Barcelona y ahora han desviado su interés hacia Madrid”, afirma Gonzalo Robles, CEO de la inmobiliaria Uxban.

Leyes que perjudican el mercado

La causante de este desvío de la inversión inmobiliaria no solo ha sido la ley que topa el precio de los alquileres en Cataluña. A ello también ha contribuido un abanico de leyes aprobadas tanto a nivel autonómico como municipal que están dificultando la entrada de nuevos inversores de fuera de Cataluña.

Este trasvase de la inversión entre ambas ciudades puede aumentar con la entrada en vigor de la nueva ley de la vivienda acordada por los PSOE y Unidas Podemos.

Publicidad

Aunque establece topar el precio de los alquileres de los grandes tenedores que posean más de 10 viviendas, no es de aplicación directa y deja en manos de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos la decisión de regular los alquileres o de asestar un hachazo fiscal a los propietarios de viviendas vacías.

Publicidad

A ello se acogerán las cinco comunidades gobernadas por el PP, Andalucía, Galicia, Castilla y León, Murcia y Madrid, que ya han anunciado que no regularán el precio de los alquileres, y los ayuntamientos populares, entre ellos el de Madrid, que han descartado fijar un recargo de hasta el 150 por ciento en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a las viviendas vacías, como dispone la nueva ley.

Esto hará que "los inversores con facilidad para entrar en cualquiera de las dos ciudades se acaben decantando por Madrid”, apunta el CEO de Uxban.

La inversión latinoamericana prefiere la capital

Entre estos inversores destacan los procedentes de Latinoamérica para los que Madrid se ha convertido en los últimos años en la ciudad de moda en la que invertir su dinero.

A ello han contribuido principalmente los compradores venezolanos, que a partir de 2011 y huyendo de la inseguridad jurídica de su país, empezaron a adquirir propiedades en Madrid y a internacionalizar un mercado eminentemente local antes del estallido de la burbuja inmobiliaria.

Poco a poco fueron aumentando su inversión en inmobiliario en la capital millonarios de otros países de América Latina, animados por su buen clima, la calidad de vida, una cultura y lengua común, y su seguridad física y económica.

Publicidad

Pero no son los únicos, otros extranjeros con grandes fortunas que tienen puestos los ojos sobre el mercado de lujo español, aquel con viviendas de más de 1 millón de euros, son británicos, franceses, estadounidenses y neerlandeses, apuntan desde Idealista.com.

Hay que tener en cuenta que en Madrid posee el 15,1 por ciento de las viviendas de lujo en España, mientras que Barcelona tiene el 12 por ciento.

En busca de rentabilidad a largo plazo

Tanto el inversor internacional como el nacional que compran viviendas 'prime’ en Madrid lo hacen para tener un depósito de capital estable, buscando el rendimiento a largo plazo mediante la revalorización de los activos con la previsión de futuras subidas del mercado.

“Pero, mientras el internacional usa la vivienda de forma esporádica para sus visitas a Madrid, el inversor nacional busca una rentabilidad adicional vía alquiler con el que mejorar los maltrechos retornos de otros productos de bajo riesgo como los bonos”, comenta el CEO de Uxban.

Obtener la golden visa

Otro de los grandes alicientes para los inversores extranjeros con grandes patrimonios es la obtención de la golden visa, un visado de residencia que se concede desde 2013 a ciudadanos extracomunitarios que realizan una inversión inmobiliaria en España igual o superior a 500.000 euros.

Según los últimos datos de que se disponen, en 2019 se concedieron 8.061 de estos visados muchos menos de los esperados.

Publicidad

“En el caso de inmuebles de más del millón de euros, es cada vez más frecuente que la vivienda se compre entre varios miembros de la misma familia, para que disfruten de los permisos de residencia un número mayor de personas, además de los que automáticamente lo obtendrían como cónyuges en gananciales o hijos menores de edad del comprador”, afirma Gonzalo Robles.

La zona de El Retiro, la predilecta

Los barrios más demandados por los inversores extranjeros con elevado poder adquisitivo son las tradicionales zonas ‘prime’ de Madrid, cuyos precios siguen creciendo de forma sostenida, como Salamanca, Jerónimos, Almagro y Justicia.

“La proximidad al parque de El Retiro sigue siendo el aliciente principal del inversor internacional que llega a Madrid sin tener un conocimiento profundo de la ciudad", apunta Robles.

Mientras que el inversor nacional tiene una amplitud de miras mayor, debido a que conoce otras áreas de gran calidad que permiten acceder a inmuebles a mejor precio y con una rentabilidad más atractiva.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de