Por qué la gasolina es un 70% más cara que la última vez que el petróleo valía 120$/barril

El barril de petróleo superaba los precios actuales en 2008 y, sin embargo, la gasolina estaba mucho más barata: 1,26 euros el litro. Estas son las claves que explican esta distorsión

El barril de petróleo está disparado y cotiza actualmente sobre los 120 dólares. Se trata de niveles muy elevados que, sin embargo, se han tocado otras veces a lo largo de la historia. Sin ir más lejos, en 2012, en 2011 y, también, en 2008, en plena crisis financiera, cuando llegó a alcanzar los 140 dólares.

Sin embargo, el precio de los carburantes que los consumidores pagan en el surtidor no había llegado, ni de lejos, a las cotas actuales. En 2008, por ejemplo, se pagaba a 1,26 euros el litro, muy lejos de los 2,15 euros que cuesta ahora la gasolina 95 o los 2,31 que se pagan por la gasolina 98, por poner dos ejemplos.

Publicidad

“¿Aquí qué pasa? Por lógica, tendrían que estar en niveles similares o, por la inflación, un poco más altos. Pero hay temas que no acaban de cuadrar. De ahí que Joe Biden (presidente de los Estados Unidos) muestre un enfado importante con las empresas petroleras porque no están ayudando precisamente a resolver el problema”, explicaba el miércoles el director de análisis de la revista Inversión, Josep Codina, en el podcast diario que se distribuye al cierre de los mercados.

El director de análisis de la revista Inversión, Josep Codina, durante el podcast de cierre de mercados de finanzas.com el 16 de junio de 2022 (VIDEO: FINANZAS.COM).

Precisamente para resolver estos interrogantes, finanzas.com ha preguntado a los mejores expertos, desde el propio sector a las organizaciones de consumidores, pasando por analistas independientes, que han ofrecido respuestas muy diferentes.

El petróleo solo determina alrededor del 50% del precio de la gasolina

Eduard Saura, socio director de la consultora internacional Accuracy, explica "que la traslación del precio del Brent a la gasolina solo es parcial". En el precio de la gasolina también intervienen los impuestos y los costes de refino y comercialización. En ese sentido, el crudo solo determina en torno al 50 por ciento del precio de los productos refinados.

Por eso, desde la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), la patronal del sector, explican que si se quiere analizar el precio de los carburantes en el surtidor no hay que recurrir al precio del petróleo, sino al de los productos ya refinados.

Publicidad
Publicidad

Éstos cotizan en sus propios mercados internacionales de manera que, al igual que se habla del crudo Brent, lo hacemos de la gasolina en el noroeste de Europa. En el caso de España, por ejemplo, los mercados de referencia son Rotterdam y Génova.

La cotización de la gasolina sube por la guerra en Ucrania

"Estas cotizaciones marcan realmente el precio de los carburantes en el surtidor y, desde que se produjo la invasión de Ucrania, han subido bastante más que el crudo".

"Fundamentalmente, porque Rusia no es solo un gran productor de petróleo, sino también de productos refinados, como el gasóleo. Toda esa tensión en el mercado ha llevado al alza las cotizaciones", explican fuentes de la organización.

Asimismo, desde la AOP también recuerdan que la pandemia de Covid-19 ha provocado cuellos de botella en algunas refinerías en países como los Estados Unidos, donde la actividad no ha recuperado los niveles previos a la pandemia (mientras que la demanda sí lo ha hecho).

Problemas para sustituir el petróleo ruso

Por otro lado, las mismas fuentes explican que hay refinerías que no son capaces de procesar crudos de distintas calidades y orígenes, por lo que están teniendo problemas para sustituir el petróleo ruso por otros.

En otro orden de cosas, no hay que olvidar que los impuestos que pesan sobre los productos refinados de petróleo se han incrementado desde 2012, por lo que los precios no son comparables.

Publicidad

En concreto, en 2012 se produjo una subida del IVA del 18 al 21 por ciento; en 2013 se incrementó el impuesto especial sobre los biocarburantes (el 10 por ciento de lo que repostamos, que antes no pagaba impuestos); en 2014 se aprobó el fondo nacional de eficiencia energética y; en 2019, se armonizó el céntimo sanitario, enumera la AOP.

Por su parte, un analista independiente que prefiere mantener su nombre en el anonimato relata que a estos factores se unen otros como el propio incremento de la demanda, abonado por la recuperación económica tras la crisis del Covid-19.

La demanda se incrementa pero la oferta no

"Las refinerías están operando ahora mismo a niveles máximos ante la elevada demanda derivada de la recuperación económica".

"Además, en los Estados Unidos estamos en plena 'driving season', que comenzó hace ya un mes, y en Europa a punto de entrar en la temporada de verano, cuando se consume más gasolina. Entonces, cualquier interrupción o parada de mantenimiento no prevista todavía tensiona más la capacidad de refino", explica. 

Publicidad

A esto hay que sumarle que la capacidad de refino se está reduciendo paulatinamente en todo el mundo, en medio de la transición energética hacia una economía menos contaminante que evite un mayor calentamiento global.

"La capacidad de refino a nivel mundial se reduce paulatinamente, aunque sea poco a poco, porque no se puede invertir en refinerías, el petróleo es el demonio. Solo en algunos sitios de Asia se va a abrir algo de capacidad de refino, pero en Europa y en los Estados Unidos hace muchos años que no se invierte en nuevas refinerías", añade este experto. 

La subida del petróleo actual es sostenida

Pero ahí no acaba todo. Ileana Izverniceanu, directora de relaciones institucionales de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), comenta un hecho diferencial y es que, en 2008, el petróleo subió muy rápido pero también bajó a gran velocidad, por lo que el efecto de este movimiento no se dejó notar tanto sobre las gasolinas.

"El precio que se alcanzó en 2008 fue un pico. Se tocó entre junio y julio de 2008, pero ya en agosto de 2008 bajó de los 120 dólares y en septiembre de los 100".

Publicidad

"De hecho, pocos meses después, el precio ya cotizó por debajo de los 50 dólares, debido a la enorme crisis económica. La subida actual, sin embargo, se está manteniendo mucho más en el tiempo y se produce en un contexto en el que el tipo de cambio es peor", argumenta esta experta.

"Por otro lado, los costes de transporte también son mayores y la inflación que se ha producido desde entonces también se aplica a salarios y otros costes productivos y de distribución. En definitiva, hay motivos para que, 14 años después, no se pueda hacer una comparativa plena entre el precio del petróleo en 2008 y el precio actual de los carburantes en los surtidores", añade.

Desde Facua denuncian la subida de los beneficios

Si bien, estos argumentos no convencen a Rubén Sánchez, secretario general de Facua, otra organización de consumidores.

"Nosotros pensamos que lo que se está dando es una mayor especulación. Por ejemplo, Repsol ha duplicado sus beneficios en el primer trimestre del año, lo que pone de manifiesto que se están inflando los márgenes", asevera.

De hecho, él descarta que el problema sean los impuestos.

"Ahora se está devolviendo dinero público, 20 céntimos por litro. Nosotros creemos que el problema es regulatorio. Bruselas tendría que cambiar las reglas del juego para ir a un sistema de fijación de precios máximos que fuera bien dimensionado para que ganen dinero pero no de esta forma descomunal que además está provocando inflación, crisis y empobrecimiento. Es el sistema que teníamos en España hasta finales de los años 90", apostilla.

A este respecto, otros expertos realizan matizaciones sobre las ganancias que están obteniendo las petroleras por este capítulo.

"Tiendo a pensar que, dado que hay mucha competencia, es difícil subir mucho los márgenes en la parte de distribución de gasolina. Las petroleras no se pueden poner de acuerdo porque sería un cartel, que es algo ilegal", apunta Saura, en un argumento similar al que citan las petroleras.

Si bien, el analista que prefiere mantenerse en el anonimato explica que hay que diferenciar entre los márgenes del refino y los de comercialización pues, los primeros sí están aumentando, mientras que los segundos (los que citan las petroleras) no.

"Los márgenes de comercialización no están aumentando. El Gobierno ha obligado a las petroleras a financiar una parte de los 20 céntimos que se bonifican a los consumidores y, además, están intentando hacer campañas con descuentos para atraer clientes".

"Sin embargo, los márgenes del refino claro que están aumentando, disparando los resultados de las compañías petroleras. Están ganando muchísimo. Es como si tienes una fábrica, se dispara la demanda, subes los precios y, pese a todo, los clientes te siguen comprando", relata. 

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de