Dividendo de Telefónica: mejor en efectivo que más acciones

Telefónica da la posibilidad de cobrar el próximo dividendo en efectivo o en acciones. Los accionistas deben decidir antes del 9 de diciembre

Telefónica ha anunciado la ejecución de la segunda ampliación de capital liberado con cargo a reservas para poder retribuir a sus accionistas a través del scrip dividend (‘Telefónica Dividendo Flexible’), una modalidad que da a los inversores la opción de recibir el dividendo de la compañía de Jose María Álvarez-Pallete en efectivo o en acciones nuevas.

Específicamente, el pago que ahora arranca se corresponde con la retribución de 0,30 euros por acción de 2021.

Publicidad

Se abonará en dos tramos: el primero en diciembre y el segundo en junio de 2022. Cada uno de ellos será de unos 0,15 euros (o, más concretamente, de 0,148 euros).

Si se opta por el efectivo, se pueden vender los derechos en el mercado entre el 1 y el 15 de diciembre (al precio de cotización actual, de unos 0,1402 euros).

¿Vender los derechos de Telefónica en el mercado o a la propia compañía?

Otra opción es vender esos derechos a la propia Telefónica, una posibilidad para la que hay que solicitar la retribución en efectivo antes del 9 de diciembre.

Después, la retribución se haría efectiva el 17 de diciembre, según anunció la propia compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Publicidad

Por último, si se opta por recibir las acciones (en una proporción de una acción nueva por cada 26 viejas en poder del accionista), estas comenzarán a cotizar el 27 de diciembre.

Ante esta información, muchos accionistas se preguntarán qué modalidad les interesa más: si recibir el dividendo en acciones o en efectivo.

Publicidad

Cobrar el dividendo de Telefónica en efectivo, mejor que en acciones

A este respecto, la analista de Bankinter Elena Fernández-Trapiella aconseja lo siguiente: “Recomendamos percibir el dividendo de Telefónica en efectivo transmitiendo los derechos a Telefónica y recibir 0,148 euros por acción, lo que equivale a una rentabilidad por dividendo del 4 por ciento. O vender los derechos en el mercado, si el precio es superior, lo que no es el caso ahora y sería una anomalía que ocurriera”.

Una posibilidad menos ventajosa es, a juicio de Fernández-Trapiella, la de recibir la retribución al accionista en acciones: “La opción de percibir el dividendo en acciones liberadas alivia la salida de caja para Telefónica, pero supone una dilución que puede llegar hasta el 3,85 por ciento del capital y encarece al grupo el mantenimiento del dividendo por acción en el futuro (pues hay más acciones que remunerar)”.

En todo caso, estas opciones solo están disponibles para los inversores que ya sean accionistas del antiguo monopolio estatal de telecomunicaciones pues el 2 de diciembre fue la fecha tope para que estos figurasen como accionistas con derecho a recibir este dividendo (para lo cual, deberían haber formalizado la compra, como tarde, el 30 de noviembre y siempre que la operación quedase registrada antes del 2 de diciembre).

Publicidad

El 9 de diciembre acaba el plazo para pedir el dividendo en efectivo

La siguiente fecha de referencia en todo este proceso es el 9 de diciembre, cuando termina el plazo para solicitar la retribución en efectivo a Telefónica.

La política de retribución al accionista para 2021 fue aprobada en la Junta General de Accionistas de Telefónica celebrada el 23 de abril de 2021.

La política de retribución al accionista y, en concreto, el pago de dividendos, siempre es una de las características que más miran los inversores a la hora de invertir en una compañía.

Esto es especialmente acentuado en las 'blue chips' españolas como Telefónica o los principales bancos del país, que se han servido de este tema para fidelizar a sus accionistas.

Publicidad

Por eso, se trata de un tema sensible que los inversores siguen muy atentamente.

En portada

Noticias de