Villarejo no sospechó investigaciones y sufrió un shock tras la detención

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela acordó en la noche de ayer el ingreso en prisión incondicional del comisario jubilado José Villarejo, su socio Rafael Redondo y del comisario Carlos Salamanca por delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales en el marco de la denominada «Operación Tándem». En el caso de Salamanca, además, por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

Los otros cuatro investigados que pasaron a disposición judicial quedaron en libertad. A la mujer de Villarejo, Gema Alcalá, se le retiró el pasaporte y a los otros tres investigados (uno hijo de Villarejo y otro de Salamanca) no se les han aplicado medidas cautelares. La causa está bajo secreto de sumario.

Los investigados por prestar «servicios de inteligencia» e introducir ciudadanos de África a cambio de regalos de alto valor y dinero pasaron ayer a disposición judicial, tras la operación que provocó la detención de un comisario jubilado siempre en el centro de la polémica. Ayer mismo se conocieron las detenciones de los hijos de Villarejo y de Salamanca por su presunta implicación en la organización criminal liderada, a juicio de la Fiscalía Anticorrupción, por sus padres. El hijo del comisario jubilado, al igual que ocurre con la mujer de este ocupaba cargos en distintas sociedades de su progenitor y, según la investigación, estaba al corriente de los manejos de la trama.

Villarejo Jr. estaba fuera de España en el momento en que fue detenido su padre y la mujer de éste, y esa fue la razón por la cual no fue arrestado ya el pasado viernes. De hecho, la Policía también temió en algún momento que el comisario jubilado hubiese huido de España, ya que hasta bien entrada la mañana no salió de su chalé, lugar que había sido elegido para el arresto.

Un chalé de lujo

Según las fuentes consultadas por ABC, José Villarejo nunca sospechó que estaba siendo investigado y al verse detenido sufrió un auténtico shock. Incluso durante el registro de su vivienda se sintió indispuesto, por lo que tuvo que ser trasladado a un centro sanitario. Tras ser examinado por los médicos pidió el alta voluntaria y pudo asistir a los registros de su vivienda de Boadilla del Monte ?un chalé de lujo con impresionantes medidas de seguridad? y de sus oficinas de Torre Picasso, desde las que controla su emporio empresarial.

El registro en casa del comisario principal Carlos Salamanca, jefe de la Unidad Central de Extranjería y Fronteras, también tuvo momentos de interés. Además de documentación, los agentes de Asuntos Internos de la Policía hallaron una magnífica colección de decenas de relojes de los que el sospechoso no pudo aportar factura alguna. También halló en una de los registros una caja fuerte camuflada, a la que los investigadores dan gran importancia.

Pero aún hubo más peripecias, porque la defensa de los comisarios planteó un «habeas corpus», un proceso que obliga al juez a examinar las condiciones de un arresto, alegando que se trataba de una detención ilegal de la Fiscalía Anticorrupción. La autoridad judicial no lo concedió, pero hasta que se sustanció el asunto pasaron horas. Eso retrasó bastante las diligencias, que al final se prolongaron durante toda la madrugada del viernes al sábado.

Las fuentes advierten de que esta operación ?conocida y autorizada por el fiscal general del Estado y el fiscal jefe Anticorrupción? puede desvelar todas las relaciones de los dos comisarios. Esa compleja maraña de amistades abarca desde policías a jueces o fiscales, pasando por empresarios de prensa o periodistas con los que Villarejo ha mantenido ?y ha presumido de ello? relaciones privilegiadas. Algunos han sido además clientes que solicitaban trabajos «delicados». El comisario jubilado siempre ha alardeado de tener información sobre casi todo, y según quienes le conocen era de los que grababa todas y cada una de sus conversaciones. Asimismo gustaba de dar fiestas en las que no faltaba de nada, siempre según las mismas fuentes, que desconocen si los eventos quedaban también recogidos en imágenes.

En el caso de Salamanca, además, por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Los otros cuatro investigados que han pasado a disposición judicial han quedado en libertad. A la mujer de Villarejo se le ha retirado el pasaporte. A los otros tres investigados (uno de ellos hijo de Villarejo y otro de Salamanca) no se les han aplicado medidas cautelares. La causa está bajo secreto de sumario.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.