Venezuela acusa a la Banesco de atentar contra la moneda

A escasos 15 días de las elecciones presidenciales, Banesco, el mayor banco privado de Venezuela ?propiedad de Juan Carlos Escotet, máximo accionista y presidente de Abanca?, ha sido intervenido por las autoridades de la República Bolivariana por un periodo de 90 días tras la detención de once ejecutivos del banco ante la presunta contribución de la entidad a las distorsiones del sistema económico venezolano, según ha indicado el Gobierno de Nicolás Maduro a través de un comunicado, que ha designado a una junta administradora dirigida por la viceministra de Finanzas, Yomana Koteich.

«Esta medida de intervención mantendrá la actividad de la entidad financiera y se lleva a cabo precisamente para garantizar que la institución conserve su actividad bancaria y continúe brindando sus servicios a los usuarios del sistema con absoluta normalidad», explicó el Ejecutivo venezolano en su comunicado, informa Ep.

El vicepresidente sectorial para el Área Económica, Wilmar Castro Soteldo, señaló que esta medida de protección tendrá una aplicación por un plazo de 90 días, «durante los cuales se espera reconducir la administración del banco saneándolo y despojándolo de toda aquella actividad ilícita o favorecedora de la comisión de ilícitos financieros». La intervención de la principal entidad financiera venezolana se produce a dos semanas de las elecciones presidenciales del 20 de mayo, y en un contexto de crisis económica sin precedentes en el país, especialmente agravada por la falta de liquidez monetaria para las transacciones comerciales más básicas.

Once detenidos

Soteldo precisó que la junta administradora garantizará en todo momento los derechos de los usuarios, de los accionistas, así como la transparencia de las operaciones que se realicen a través de Banesco. Con anterioridad, el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, ordenó detener a once directivos de Banesco por su presunta implicación en un mercado cambiario paralelo para atentar contra la moneda venezolana, incluyendo al presidente ejecutivo de la entidad, Oscar Doval, así como a los vicepresidentes Jesús Irausquin, Carlos Lorenzo, Pedro Pernía y Belinda Omaña, además del consultor jurídico, Marco Ortega.

Asimismo, también han sido detenidos en el marco de la cuarta fase de la «Operación Manos de Papel», con la que las autoridades venezolanas buscan desmontar un sistema financiero paralelo al margen de la legalidad, la directora de Banesco Liz Sánchez, los gerentes David Romero y Cosme Betancourt, además de los oficiales de cumplimiento Teresa De Prisco y Carmen Lorenzo.

En rueda de prensa, William aseguró que «tras las diligencias de investigación se determinó que el 90% de las cuentas asociadas a tales actividades desestabilizadoras contra el área socio económica pertenecen a dicha entidad bancaria», señalando que «se presume que la alta gerencia de Banesco está incursa en diversas irregularidades que atentan contra la moneda venezolana».

Escotet respalda a sus directivos

A raíz de esta crisis, el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, comunicaba este jueves su decisión de abandonar temporalmente sus funciones como presidente no ejecutivo de la entidad para ocuparse de la crisis de Banesco, entidad de su propiedad, expresando su voluntad de volar al país sudamericano para «atender y apoyar a los equipos» de sus empresas en Venezuela «ante la gravedad de los hechos».

La intervención de Banesco por parte de Venezuela no tiene consecuencia alguna en el negocio bancario de Escotet en España, la entidad gallega Abanca

En cumplimiento de los estatutos de Abanca, será el presidente de la comisión de nombramientos, el consejero independiente Eraña Guerra, quien ostenta las facultades de la presidencia del Consejo de Administración desde el jueves y mientas dure la ausencia de Escotet.

Escotet ha señalado que Banesco Banco Universal «siempre ha trabajado ajustado a derecho, cumpliendo con cada uno de sus extremos legales y siendo escrupulosamente respetuosos de todo el marco legal». En este sentido, el banquero ha subrayado que la entidad fue «especialmente cooperativa» en toda la información solicitada, especialmente en lo referente a las 900 cuentas sobre las que fue requerida información.

De este modo, Escotet expresó su «tranquilidad de espíritu» al ser consciente de que «efectivamente se han hecho las cosas de la manera adecuada», calificando de «injusto y duro trance» el arresto de once ejecutivos de Banesco y añadiendo que se recurrirá a «todas las instancias» para aclarar el problema y que sean puestos en libertad. «Vamos a seguir reforzando todos los controles que sean necesarios para impedir que ocurra algún tipo de ilícito», señaló el banquero. «Creemos que la forma en que se ha tratado esto es desproporcionada», añadió.

Sin vinculación con Abanca

El terremoto financiero que el gobierno de Nicolás Maduro ha provocado con la intervención de Banesco no tiene consecuencia alguna para el negocio financiero de Juan Carlos Escotet en España, Abanca, la entidad resultante de la fusión y posterior bancarización de las cajas de ahorro gallegas. En la actualidad, la matriz de Abanca es la sociedad Abanca Holding, con sede en Madrid, por lo que no hay vasos comunicantes entre un caso y otro más allá de que comparten propietario.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.