Sarkozy, imputado por financiar con dinero de Gadafi su campaña de 2007

El expresidente de Francia Nicolas Sarkozy ha sido inculpado por los jueces que instruyen el escándalo de la posible financiación parcial de su campaña presidencial de 2007 con dinero libio por los presuntos delitos de «corrupción pasiva», «financiación ilegal de campaña electoral» y «apropiación indebida de fondos públicos».

Sarkozy fue interrogado por inspectores especializados de la Oficina central de la lucha contra la corrupción y las infracciones financieras y fiscales (OCLCIFF), durante 26 horas, a lo largo del martes y el miércoles, con una pausa nocturna, en las dependencias policiales de la Dirección central de la policía judicial (DCPJ) de la comisaría de Nanterre, en la periferia oeste de París.

La detención provisional de Sarkozy terminó poco después de las siete de la tarde del miércoles. Sarkozy abandonó las dependencias policiales una hora más tarde. Cuando el ex presidente ya estaba en su domicilio, a disposición de la justicia, varias fuentes filtraron la decisión judicial de la inculpación por delitos graves.

Según el código penal francés, el presunto delito de apropiación indebida de fondos públicos está castigado con hasta diez años de cárcel y una multa de hasta 150.000 euros. La financiación ilegal de campañas electorales está castigada por el código penal francés con hasta tres años de cárcel y 45.000 euros de multa. La corrupción pasiva puede ser castigada con varios años de cárcel.

Oficialmente, la justicia reconoce la presunción de inocencia. Y la inculpación no prejuzga ni la evolución del caso ni la sentencia final. Por el contrario, los jueces instructores parecen contar con elementos de juicio «concordantes» que les permiten avanzar sus gravísimas sospechas.

Sarkozy se considera víctima de una «maquinación crapulosa», montada por personajes de la más dudosa reputación.

Varias fuentes estiman, sin embargo, que la decisión de inculpar al expresidente parece estar «justificada» por la aparición de «nuevos elementos de juicio».

Cinco millones en «dinero negro»

Mientras Sarkozy era interrogado, uno de los testigos de cargo, Ziad Takieddine, un «hombre de negocios» de la más negra reputación, volvió a declarar a la emisora RTL que había entregado personalmente al expresidente cinco millones de euros, en efectivo, «dinero negro», antes de su elección como presidente.

Según las fuentes policiales, Sarkozy sostuvo una posición «muy combativa» durante las 26 horas de interrogatorios, negando todas las acusaciones y sospechas de financiación ilegal, acusando a sus acusadores de mentir y montar un escándalo crapuloso.

Los abogados de Sarkozy y varios de sus ministros, afirman que, en verdad, a su modo de ver, hace varios años que se repiten «acusaciones sin fundamento», sin que nadie haya aportado ningún tipo de prueba.

A lo largo de los últimos tres años, el escándalo de la financiación libia, real o presumida, ha tenido muchos sobresaltos, al ritmo de las declaraciones de unos testigos de cargo, «hombres de negocios» de una moralidad altamente aleatoria.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.