Rivera arranca la precampaña con una ofensiva contra Rajoy y se presenta como antídoto frente a Podemos

Ciudadanos puso ayer en marcha la maquinaria de cara al 26-J. La formación naranja eligió Valencia como el reflejo perfecto para su campaña en el conjunto de España, caracterizada por un discurso agresivo y contundente hacia Podemos y el PP. Nada que ver con el «fair play» del que quiso hacer gala en la pasada campaña.

Un acto al aire libre, a orillas de la playa de La Malvarrosa, fue el lugar escogido para presentar la campaña. Un formato de acto que se sucederá en las próximas semanas. La Comunidad Valenciana es uno de los enclaves vitales para el partido, donde creen que tienen más opciones de mejora y donde tienen a dos de sus cabezas de lista con más peso en el partido. Marta Martín (Alicante) y Toni Cantó (Valencia) precedieron ayer a Rivera con discursos que ejemplificaron la estrategia del partido.

Mientras Cantó acusó al PP de haber «ensuciado la imagen de Valencia en todo el mundo» a cuenta de la corrupción, Martín pronunció la frase que resume la estrategia del partido esta campaña en su lucha por no ser devorados ante la polarización de la campaña: «Gracias a nosotros no ha habido un gobierno radical en España, y esto es el voto útil. Y el PP no hizo nada más que decirle no al Rey». O Ciudadanos o Podemos. Es la disyuntiva que presenta la formación en esta campaña ante la posibilidad real de que uno de los dos nuevos partidos participe en el nuevo Gobierno.

Abanderar «el cambio»

El secretario de Comunicación, Fernando de Páramo, presentó el eslogan «Tiempo de acuerdo, tiempo de cambio», un lema con el que el partido pretende abanderar el voto del cambio político frente a Podemos, al que quiere presentar como una formación escorada a la izquierda.

En cuanto subió al escenario, Rivera hizo gala de un discurso duro contra el PP y Podemos. A Iglesias lo presentó como «un vendedor de humo» por el carácter «irrealizable» de sus propuestas, que traerían «un cambio a peor» frente al «cambio a mejor», que aparece como otra de las ideas fuerza del partido para afrontar las próximas semanas. Rivera resumió así lo que cree que supondría un Gobierno para España: «El modelo de libertad que nos va a traer Pablo Iglesias es controlar más a jueces, que tienen que pensar como el Gobierno, controlar a los medios de comunicación privados y poner a más políticos en las cajas».

Mientras que sus discrepancias con Podemos son profundamente ideológicas, con el PP quedó una vez más claro que la discrepancia se centra en la figura de Mariano Rajoy. Y Rivera volvió a ser claro respecto a la posibilidad de apoyar la continuidad del actual jefe del Ejecutivo: «¿Alguien piensa que Ciudadanos va a gobernar España con personas que mantienen a Rita Barberá en la diputación permanente del Senado?», preguntó a los asistentes al mitin.

Y fue todavía fue más lejos al asegurar que «no quiero un presidente amenazado por sus compañeros de partido para no tirar de la manta. España no se merece un Gobierno manchado de corrupción». Un momento en el que se refirió a Rita Barberá y Luis Bárcenas.

El partido apoyó su puesta de largo con la presentación del vídeo de campaña, titulado «Héroes anónimos», en el que se ridiculiza a un personaje que representa a Pablo Iglesias, mientras que se critica que Rajoy «se ha pasado cuatro meses leyendo el Marca».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.