Rajoy quiere afianzar el diálogo con una cumbre autonómica anual

El diálogo del Gobierno de Rajoy circula por tres vías: la política, la social y la territorial. La primera se desarrolla en el Congreso, pero también en reuniones discretas tanto en La Moncloa como en los ministerios con los socios potenciales del Ejecutivo, y con líneas de teléfono abiertas de forma permanente. La segunda está centrada en los agentes sociales. Y la tercera tendrá su máxima expresión mañana, martes, en la VI Conferencia de presidentes, que se celebrará en el Senado.

El objetivo del Gobierno es que esta cumbre se consolide, por fin, después de más de 12 años desde su creación, como el lugar preferente de las relaciones y la cooperación entre las Comunidades y el Ejecutivo. Hasta ahora, la historia de las cinco conferencias autonómicas puede resumirse en una recopilación de fotografías y declaraciones de intenciones más o menos ambiciosas. Pero los resultados quedaban muy lejos de lo que ahora pretende conseguir el Gobierno de Rajoy.

El presidente quiere que esta Conferencia sirva para reforzar el diálogo territorial, para hablar de «los problemas reales» de los ciudadanos y para lograr «soluciones». Por eso, uno de los acuerdos que se cerrarán mañana hará «anual» esta conferencia, con un seguimiento continuo de sus trabajos a través de diferentes grupos y del «Comité preparatorio».

«Toda la información»

Las anunciadas ausencias de los presidentes autonómicos de Cataluña y el País Vasco no son una buena noticia para el Gobierno, desde donde se ha apelado a la responsabilidad de estos dirigentes, con escaso éxito. Será la primera vez que las sillas de estas dos Comunidades se queden vacías en una conferencia de presidentes.

Pero en La Moncloa confían en que después de este «gesto» hostil, los representantes autonómicos del País Vasco y Cataluña se incorporen con normalidad a los grupos de trabajo que se crearán para desarrollar los acuerdos, y al Comité, presidido por la vicepresidenta, que hará seguimiento de la evolución y ejecución de las decisiones. Las dos Comunidades ausentes dispondrán de «toda la información» que surja de la cumbre de presidentes, y no quedarán relegadas pese a su decisión de autoexcluirse.

La sexta Conferencia de presidentes, la segunda con Rajoy como presidente del Gobierno, se abrirá mañana a las nueve con la presencia del Rey, que compartirá un café con los participantes en la Biblioteca del Senado. La Moncloa espera que la cumbre culmine con una decena de acuerdos firmados por los participantes, que serán desarrollados en los próximos meses.

La financiación, plato fuerte

Uno de los platos fuertes será el acuerdo para impulsar un nuevo modelo de financiación autonómica. De forma paralela se abordará la reforma de la financiación local. Será solo un punto de partida, una expresión de voluntad política, pues en un mes se tendrá que crear una Comisión de expertos para empezar los trabajos, eso sí, con tres años de retraso, pues el sistema actual, de 2009, caducó en 2014.

La Dependencia también tendrá un lugar destacado en la agenda social de la cumbre. Otra comisión se ocupará de analizar la situación actual, la sostenibilidad del sistema y las vías de financiación en el futuro.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.