Rajoy pide un «candidato limpio» en Cataluña

El posible desbloqueo de la crisis de gobierno catalana en los próximos días ha devuelto este miércoles la cuestión catalana a la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. Allí el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha reclamado a los partidos independentistas un «candidato limpio» al frente de la Generalitat.

Un mensaje que tiene lugar cuando el PP da por hecho que ERC quiere un gobierno estable en la Generalitat y pasar página al artículo 155 de la Constitución, para volver a recuperar el pulso político con el Gobierno y recuperar los apoyos sociales perdidos durantes estos meses de inacción. «Apuesto por una presidenta en la Generalitat», dice un alto cargo del PP en alusión a la actual portavoz de Junts per Catalunya, Elsa Artadi.

«Les pediría que miren hacia adelante, que cumplan la ley» ha reclamado Rajoy, cuando tanto ERC, esta mañana, como el PDECAT, ayer, están anunciando un acuerdo inminente para la presidencia de la Generalitat. Contestaba al portavoz adjunto del PDECAT, Jordi Xuclá, al que ha recordado que los independentistas «han roto todos los límites, se han saltado la ley, han dividido a la gente, han echado a las empresas y han subestimado al Estado» después de que éste le reclamara explicaciones por premiar a Diego Pérez de los Cobos como responsable de la Comandacia de la Guardia Civil.

Pérez de los Cobos tenía antes el cargo de comandante del Instituto Armado y coordinó el dispositivo de seguridad ante el referéndum del 1 de octubre. El jefe del Ejecutivo ha negado la mayor. «No puedo compartir sus palabras: ni hay carga política, ni ascenso, ni insulto a nadie, ni ha habido violencia gratuita», ha aseverado en el Pleno. Xuclá había acusado al Gobierno de premiar a Pérez de los Cobos. «Los únicos a los que no le gusta la Guardia Civil es a los que se saltan la ley a la torera».

Tras este cara, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha preguntado a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que aclare si el anterior equipo de la Generalitat «tomó el pelo al Gobierno» al desviar fondos públicos para pagar el referéndum ilegal del 1-O como está investigando la Justicia o si el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y Rajoy mintieron en sede parlamentaria cuando afirmaron que no se había dedicado ni un euro público a financiar la consulta.

Santamaría no ha querido contestar a la pregunta y ha acusado a Rivera con acritud de hacer «oposición» al Ejecutivo, recordándole que el Gobierno trabaja por debilitar al independentismo y vela por el cumplimiento del Estado de Derecho al que Ciudadanos pertenece. A continuación, ha buscado el golpe que más duele a la formación naranja atacando a Rivera con sus oscilaciones de criterio. «

«Nosotros no nos sumamos a cualquier coyuntura», se ha jactado. «Usted defiende una cosa, la contraria, el extremo y el intermedio», le ha recriminado, antes de enumerar la retahíla de posicionamientos que ha mantenido Ciudadanos en cuanto a la crisis catalana. Desde las primeras reclamaciones de «cintura» al Gobierno Central, a su rechazo de la aplicación del artículo 155 porque sería «fantástico» para los indepentistas o su reclamación de elecciones. Ha atacado a Rivera poniendo sobre la mesa los 260 ceses que el Gobierno ha llevado a cabo en la Generalitat en los 120 días de aplicación del artículo 155 para demoler «las estructuras de estado» creadas por los independentistas.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.