Portugal desoye al sector turístico y sube el peaje del Algarve

En contra de las aspiraciones del sector hostelero y turístico a un lado y otro del Guadiana, frontera natural entre España y Portugal al Suroeste del país, y de las esperanzas de la Comisión de Usuarios de la Vía do Infante (CUVI) ? por la que se accede al país vecino y se cruza el Algarve desde Huelva?, circular por esta vía (A22) sale ahora más caro al bolsillo.

El debate planteado en la recta final del pasado año por algunas fuerzas políticas para suprimir el peaje en la A22, una medida que entró en vigor en diciembre de 2011, quedó zanjado: lejos de una marcha atrás, el Gobierno portugués incrementa las tarifas en algunos tramos de la referida autopista.

Según la información difundida por Infraestructuras de Portugal, las tarifas en vigor desde comienzos de año registran un aumento en tres de los diez tramos de la Vía do Infante, con una subida media de 1,1 euros para turismos. Se trata de los comprendidos entre Mexilhoeira y Alvor (0,45 euros); entre el nudo de Albufeira/IP1 y el de Boliqueime, con un coste de 1,15 euros; y entre Tavira y Monte Gordo ?a unos once kilómetros de Huelva?, donde el peaje sale por 1,75 euros.

Un turismo que recorra la totalidad de la vía do Infante tiene que abonar 8,85 euros, que se eleva para los vehículos de clase dos a 15,45 euros, siendo el coste para los de la clase tres de 19,8 euros, y de 22,05 uno de la clase cuatro.

Mientras desde el sector turístico se da la voz de alerta por los posibles efectos económicos en la zona, los municipios fronterizos miran ya al detalle los números.

El Ayuntamiento de Ayamonte ya ha comenzado a evaluar los datos que se están haciendo públicos en los últimos días con la idea de trasladar «una protesta formal» a las autoridades portuguesas. No se esperaba la nueva subida. «No perdemos la esperanza de que el Gobierno luso reconsidere su posición y elimine el peaje, una maniobra burda para recaudar», destacó el concejal delegado de Turismo y Promoción del Comercio ayamontino, José María Mayo, para subrayar que la A22 utilizó para su construcción fondos de la UE.

Comunicación cultural

«No sólo se trata de los efectos en el turismo, también en la comunicación cultural entre ambos países y en sus economías», al tiempo que consideró que el polémico peaje «va contra la lógica de los tratados de la UE, y en lugar de facilitar la comunicación y el comercio, lo dificulta».

La implantación del peaje hace ya seis años cuenta con el rechazo de los municipios más próximos a la frontera, tanto españoles como portugueses, al producirse una caída del tráfico en el Puente Internacional que se ha traducido en distintas épocas en una bajada en el intercambio turístico, hotelero y comercial. Esta situación ha provocado continuas protestas ciudadanas y de los sectores afectados para pedir el fin del peaje.

En el verano de 2016, se produjo un gesto por parte del Gobierno luso, reduciéndose entonces la tarifa del peaje un 15% y eliminando el primer control del Vila Real de Santo Antonio.

Otras tarifas

Para los vehículos de la clase dos, las tarifas han subido en cuatro tramos de la autovía, los que van de Lagoa-Alcantarilha (1,5 euros), Loulé/Quarteira-Faro/Aeropuerto (0,65 euros), Nudos Faro Este (Estoi)-Moncarapacho (2,25 euros); y Tavira-Montegordo (3,05 euros). En la clase tres, la subida afecta a dos tramos, entre Faro Este-Moncarapacho (2,9 euros) y Albufeira/IP1-Boliqueime (2,6 euros). Por último, los de clase cuatro ven modificadas las tarifas entre Faro Este-Moncarapacho (3,2 euros); Albufeira/IP1-Boliqueime (2,9 euros); y Tavira-Monte Gordo (4,35 euros).

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.