¿Por qué el juicio a Maduro no es como el de Dilma Rousseff?

Miles de personas se han concentrado este miércoles en Caracas para apoyar el llamamiento de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) a «tomar Venezuela» para restaurar el «hilo constitucional». Esta marcha llega al tiempo del juicio político aprobado por la Asamblea Nacional venezolana contra Nicolás Maduro, que según el término muchos pudieron ver el reflejo del «impeachment» a Dilma Rousseff en Brasil. Henry Ramos Allup, presidente del Parlamento venezolano, ha aclarado en cambio que la sanción contra Maduro era de responsabilidad política y moral y no administrativa ni civil.

El juicio político contra Nicolás Maduro no es el impeachment que destituyó a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, alegan varios juristas venezolanos tras la declaratoria de responsabilidad política al mandatario que acordó este martes la Asamblea Nacional. Según el artículo 222 de la Constitución, la Asamblea Nacional tiene la facultad de ejercer su función de control mediante investigaciones y la interpelación de cualquier funcionario público en ejercicio de su cargo. En caso de hallarse una irregularidad o una falta en sus deberes, se declara la responsabilidad política. Pero el Ejecutivo, en la guerra de poderes que libra con el Parlamento, ha provocado que los acuerdos salidos de la Asamblea no pasen ahora de un papel simbólico y político.

El abogado constitucionalista José Vicente Haro ha explicado que «dentro del juicio por responsabilidad política se puede contemplar que se quebranta el orden constitucional al aprobar sin consentimiento del Legislativo los decretos de Estado de excepción o el Presupuesto Nacional. Además, también están las limitaciones para activar el referéndum revocatorio».

Haro afirma que la responsabilidad política puede llevar después a la destitución del cargo. Sin embargo, para llegar a eso es necesario que pase por el Consejo Moral Republicano -Poder Ciudadano- y la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que se encuentran colonizadas por el chavismo.

Debido al acentuado presidencialismo, explica a ABC Rafael Badell, doctor en Derecho, «en Venezuela el enjuiciamiento del Presidente de la República, requiere de la participación de tres órganos de los que ejercen el poder público». El socio fundador del despacho de abogados Badell & Grau aclara que tras la autorización de la Asamblea Nacional se necesita interponer la solicitud de enjuiciamiento a través del Fiscal General de la República y, finalmente, cuando el Consejo ratifique los delitos, debe solicitar el enjuiciamiento a la Sala Plena del Supremo, que decide si acepta la destitución o la descarta.

Haro ha negado por tanto que pueda equipararse al juicio político o impeachment realizado contra la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, destituida por el Senado por ser acusada de manipular los presupuestos, aunque se pueda calificar de juicio el procedimiento que realizarán los parlamentarios.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.