Pitos, aplausos y el final del «expediente Isco»

Era el morbo del partido. «Expediente Isco». Su jefe, Solari, descubrió sus cartas paulatinamente el mismo día del enfrentamiento con el Valencia. Primero le incluyó en la convocatoria, a las once de la mañana de ayer, tras el castigo disciplinario impuesto en Roma. A las siete y media de la tarde de ayer, menos de dos horas antes del encuentro, Isco constaba oficialmente como suplente. Odriozola y Kiko Casilla fueron los compañeros que se quedaron fuera del banquillo. El deseo del andaluz era disfrutar del fútbol en el segundo tiempo. El responsable deportivo le concedió diez minutos. Le dio una palmada en la espalda y saltó al césped.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.