Pescanova y las suspensiones de cotización

La Comisión Nacional del Mercado de Valores decidió ayer suspender la cotización de Pescanova.  Ya lo había hecho con anterioridad,[…]

La Comisión Nacional del Mercado de Valores decidió ayer suspender la cotización de Pescanova. 

Ya lo había hecho con anterioridad, el día 1 de marzo, después de que la compañía comunicara su decisión de no formular las cuentas anuales en tanto no se cumpliera una de las dos condiciones siguientes: la certeza de la venta de ciertos activos de la actividad de cultivo del salmón o la renegociación de la deuda de acuerdo con el procedimiento establecido en la Ley Concursal. En definitiva, la compañía se declaraba en preconcurso de acreedores. El lunes siguiente, la CNMV levantaba la suspensión de cotización de la compañía, que se vio inmersa en una gran volatilidad: el primer día cayó un 60%, pero hubo en un par de sesiones en las que recuperó un 40%. 

Esta semana, la situación se ha vuelto a complicar: la CNMV acusó a Pescanova y a sus gestores de presunto abuso de mercado y, al día siguiente, tras deshacerse del asesor financiero que le estaba ayudando en su reestructuración, la compañía reconoció que su agujero es mayor de lo previsto inicialmente. Un gran lío. 

Los accionistas están sufriendo, pero ya sabían que cuando se invierte en Bolsa, se asumen riesgos. Y, aunque Pescanova era una compañía muy recomendada por los analistas, éstos siempre recordaban que era una compañía con mucha deuda y, eso, en estos tiempos, se castiga. 

En fin, de nuevo, Pescanova está suspendida. ¿Hasta que presente sus cuentas del segundo semestre o "sine die"? 

¿Son convenientes las suspensiones de cotización? ¿De verdad protegen a los inversores de, como dice la CNMV en sus comunicados, "circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre los citados valores"? 

Creemos que no. Por varias razones:

- A veces, el argumento para suspender la cotización de una acción es la presunción de existencia de información asimétrica. En ese caso, no se debería permitir la cotización de ningún valor en ningún momento, porque la información NUNCA es simétrica, y menos en los mercados. ¿O es que los gestores y sus allegados tienen la misma información que cualquier inversor minorista? ¿O es que no se producen movimientos raros en las acciones antes de presentar resultados, antes de realizar algún movimiento corporativo...?

Publicidad
Publicidad

- Por eso, seguro que cuando la CNMV cae en la cuenta de que algo extraño sucede, quienes disponen de información ya han tomado las decisiones pertinentes, y las consecuencias negativas sólo las sufren los pequeños inversores a los que se viola su derecho a comprar y vender. 

- Al contrario que muchos instrumentos financieros, la Bolsa promete liquidez. Su principal virtud es que, en teoría, el inversor tiene la posibilidad de vender cuando le dé la gana. ¿Acaso no es la suspensión de la cotización de los valores el mayor atentado contra este principio? No hay que olvidar que en la Bolsa española hay un buen puñado de valores suspendidos de cotización con miles de accionistas atrapados, algunos de ellos, desde desde hace ya años. 

- También se puede justificar la suspensión de cotización de un valor durante un periodo en el que una empresa se está reconvirtiendo, siempre y cuando se tenga la esperanza en que el proceso tendrá éxito. Las autoridades, con la suspensión, en teoría, estarían protegiendo el patrimonio del inversor. Pero, ¿tiene sentido tener secuestrado el dinero de la gente con vistas a una mejora de la situación de la compañía? ¿No es más justo dejar que los inversores decidan si creen en la historia de reestructuración de la empresa, o no? ¿Habría tenido sentido suspender la cotización de Bankia hasta la finalización de su recapitalización? 

Publicidad

- La suspensión también podría justificarse por el requerimiento de información, de planes de viabilidad, de planes de crecimiento... que den la posibilidad de que los inversores tomen decisiones fundadas. ¿Pero no es la mera falta de información suficiente motivo para vender, para salir por patas?  

- ¿A quién se está protegiendo cuando se suspende una compañía? ¿A los inversores, o a la propia empresa, para evitar su repentina descapitalización?

En portada

Noticias de