Mas denuncia un «aquelarre» pero considera un «honor» ser procesado

El expresidente catalán Artur Mas ha acusado hoy al Gobierno de haber «presionado» a los fiscales en una «cadena de despropósitos» para convertir la «fiesta democrática» del 9-N en un «gran aquelarre judicial», pero ha dicho que es un «honor» ser procesado por «poner la cara» para la consulta.

A las pocas horas de conocerse que la Fiscalía pide diez años de inhabilitación para Mas y nueve para las exconsejeras Joana Ortega e Irene Rigau, Mas ha comparecido en rueda de prensa junto para comentar la calificación de la Fiscalía y cargar contra el Gobierno.

En la sede de PDECat, Mas ha querido recordar que nueve fiscales de Catalunya desde el TSJC no vieron delito, pero el fiscal general del Estado les obligó a presentar la querella, según él, presionado a su vez por el Gobierno central.

Mas también ha censurado que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, haya valorado hoy «quién ha cumplido y quién no la ley», sin tener en cuenta a su juicio la separación de poderes. «Esto lo podría haber dicho un ministro de Franco», ha remachado

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.