Más de 150 detenidos en Estambul en las marchas del Primero de Mayo

A casi un kilómetro de distancia de Taksim, la barrera policial cortaba el paso al viandante. «No se puede pasar», decía la agente. Solo los trabajadores de comercios de la zona y los turistas alojados en hoteles de los alrededores de la simbólica plaza tenían permitido el acceso. La vecina avenida peatonal de Istiklal, la arteria comercial de la ciudad, ruidosa y abarrotada de gente en condiciones normales, mostraba un aspecto desértico.

Las autoridades turcas habían fortificado Taksim después de anunciar la prohibición de realizar manifestaciones en la plaza. No obstante, el gran despliegue policial no ha evitado que centenares de personas intentaran llegar hasta ella.

De hecho, dos mujeres consiguieron acceder hasta Taksim, pero fueron rápidamente detenidas mientras trataban de extender una pancarta reivindicativa. Han sido las únicas. El resto de manifestantes no pudo siquiera acercarse hasta los alrededores de la plaza.

«Este 1 de mayo, después del referéndum, es más importante que nunca manifestarse», señalaba a ABC Irfan, una de las personas que deseaba protestar en Taksim. Junto a un centenar de miembros del Partido Comunista Turco, este hombre de mediana edad había acudido al barrio de Besiktas, para marchar hasta la céntrica plaza. Sin éxito.

Las autoridades han abortado cualquier intento de concentración, también en esta zona de la ciudad. Primero la policía cargó contra las cerca de 200 personas que habían cortado la avenida Barbaros.

El Departamento de Seguridad de Estambul ha dado la cifra de 165 detenidos. Según el Departamento de Seguridad, 139 personas han sido detenidas por participar en marchas no autorizadas, 17 por ondear pancartas ilegales, 3 por portar cadenas para bloquear carreteras, tres por alterar la paz y otros tres por portar fuegos artificiales y pancartas ilegales.

Posteriormente, un grupo de apenas una decena de personas comenzó a entonar cánticos en contra del Gobierno en una zona peatonal, sin obstruir el tráfico. La policía tampoco estaba dispuesta a permitir ese mínimo nivel de desobediencia. Les obligó a mantener silencio, por lo que los pocos manifestantes decidieron hacer una sentada silenciosa junto a una pancarta: «Sin esclavitud. Es tiempo de liberación». A la policía, entonces, se le acabó la paciencia, volvió a intervenir y las poco más de diez de personas acabaron detenidas.

Escenas parecidas se han producido en diversas partes de la ciudad. En el barrio de Gayrettepe la policía incluso echó mano del gas lacrimógeno y de los disparos al aire para dispersar a los manifestantes.

En el barrio de Okmeydani, uno de los bastiones de la extrema izquierda turca, también se informaron de incidentes entre manifestantes y policía.

El Gobierno había dado permiso a la concentración del Primero de Mayo en el distrito de Bakirkoy, una zona alejada de Taksim. La decisión, anunciada hace una semana, había sido criticada por diversas asociaciones civiles. Además de ser el escenario tradicional de las marchas reivindicativas, como fue en el caso de las protestas del parque Gezi, la importancia simbólica de la plaza de Taksim para la izquierda turca se remonta al 1 de mayo de 1977, cuando al menos 37 personas fueron asesinadas por los disparos de grupos ultranacionalistas.

Además, este año el Día Internacional del Trabajo se ha celebrado apenas dos semanas después del referéndum que aprobó, por la mínima y entre denuncias de irregularidades, la reforma constitucional que supone un aumento de los poderes del presidente Recep Tayyip Erdogan. «El Gobierno quiere que nos olvidemos de que el ?no? ganó en el referéndum. Por eso no quiere que nos manifestemos«, añadía Irfan poco después de que decenas de sus compañeros fueran arrestados.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.