Mas, condenado a dos años de inhabilitación

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha condenado al expresidente de la Generalitat, Artur Mas, a dos años de inhaibilitación por haber impulsado, desoyendo la prohibición del Tribunal Constitucional (TC), la consulta secesionista del 9-N.

Apenas transcurrido un mes de celebrarse la vista oral, el tribunal ha condenado por desobediencia a Mas a dos años de inhabilitación para el ejercicio de cargo público, mientras que también se ha condenado a las exconsejeras Irene Rigau a un año y seis meses, y a Joana Ortega a un año y nueve meses de inhabilitación. Por contra, los tres encausados han sido absueltos del delito de prevaricación administrativa.

El tribunal ha dado a conocer la sentencia por lectura pública, y sin los acusados presentes. El encargado de leer la decisión ha sido el presidente del TSJC y ponente del caso, Jesús María Barrientos, en la sala civil y penal, la misma donde fueron a juicio.

La Fiscalía solicitaba diez años de inhabilitación para el expresidente de la Generalitat y otros nueve para Rigau y Ortega por los delitos de desobediencia grave y prevaricación.

Conocida la sentencia, las partes podrán apelar al Tribunal Supremo. En este caso, el Supremo también está pendiente de dictar su sentencia sobre el exconsejero de Presidencia Francesc Homs aforado en tanto que diputado en el Congreso-, que fue juzgado hace unas semanas por su papel clave en la consulta independentista del 9-N.

Esta condena llega en uno de los momentos más delicados de PDECat (antes Convergència Democràtica de Catalunya), pues está abierta la vista oral del caso Palau (con el extesorero de CDC sentado en el banquillo de los acusados), hoy ha dado comienzo el caso Pretoria (con Lluís Prenafeta y Macià Alavedra, exconsejeros de la Generalitat con Jordi Pujol) y siguen conociéndose novedades del caso 3%, que apunta a la posible financiación irregular de CDC.

De igual manera, el fallo por el 9-N, y a falta de que se resuelva el más que probable recurso ante el Supremo, condiciona el futuro de Artur Mas, en las últimas semanas embarcado en una campaña de autopromoción, en lo que se supone que es un intento de regresas a la primera línea política.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.