Marta Ortega, el apoyo de la pobre niña rica griega

Una saborea las sensaciones propias de los primeros meses de enamoramiento, mientras que la otra se enfrenta a un duro varapalo tras ver cómo su matrimonio de once años se desmorona. A pesar de vivir realidades muy diferentes en lo sentimental, Athina Onassis ha encontrado en Marta Ortega el mejor apoyo para superar su ruptura con el jinete brasileño Doda Miranda.

Las une una gran amistad desde hace décadas. Ambas son ricas herederas, estilosas, obsesionadas con blindar su intimidad y apasionadas de la hípica. El pasado fin de semana se vieron en Madrid, en el Club de Campo, donde competían en el Longines Global Champions Tour. Entre salto y salto, la hija de Amancio Ortega y la heredera de la conocida y multimillonaria familia naviera griega mantuvieron largas y distendidas charlas en la zona VIP del recinto. A juzgar por las imágenes, además de hablar de caballos hubo tiempo para compartir sentimientos y confesar inquietudes. Aunque la noticia de la separación de Athina se hizo pública a mediados de esta semana, el matrimonio atravesaba una profunda crisis desde hace varios meses. Y quién mejor que Marta, su íntima amiga que también ha pasado por los sinsabores de un divorcio, para desahogarse.

La amazona griega fue testigo de los momentos más dulces de la relación de la heredera del imperio Inditex con Sergio Álvarez, pero también de los más amargos. Athina acudió a la boda de Marta con el jinete asturiano en enero de 2012. Tres años después, se convertía en su paño de lágrimas durante su posterior separación del padre de su hijo Amancio. Por aquel entonces, Athina se mostraba más enamorada que nunca de su marido.

Marta Ortega y Carlos
Marta Ortega y Carlos- CORDON

Ahora los papeles se invierten. Marta ha vuelto a confiar en el amor y está feliz junto a Carlos Torretta, hijo del reconocido diseñador argentino. A pesar de la discreción que les caracteriza, se les vio muy acaramelados en el Club de Campo de Madrid y en el concierto de Bruce Springsteen. En la otra cara de la moneda, Athina pone fin a su matrimonio, salpicado por una infidelidad de Doda, que parece haber dado al traste definitivamente con su historia de amor. Ella ya no lleva su alianza matrimonial y él ha eliminado de su cuenta de Instagram todas las fotografías que tenían juntos.

Al final, lo que está claro es que, por encima de cualquier amor, los que nunca fallan son los amigos.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.