Mariano Rajoy quiere a Cataluña en la Conferencia de Presidentes de 2018

La aplicación del artículo 155 en la Generalitat de Cataluña cumple un mes, pero el Gobierno de Rajoy ha evitado hacer ningún ruido. «Normalidad» es la palabra fetiche en La Moncloa durante estas últimas semanas. Prefieren decir entre susurros que en las consejerías todo va bien, y que en la calle los ciudadanos han aceptado la situación excepcional con naturalidad.

En realidad, el deseo del Gobierno sería que esa aparente «normalidad» se extendiera más allá del 21 de diciembre, y que las elecciones marcaran el inicio de una nueva etapa, gane quien gane, marcada por la lealtad institucional y el cambio radical en la agenda de prioridades de la Generalitat. Y en esa agenda, el Gobierno de Rajoy se volcará en abrir las puertas a Cataluña para que salga de su autoaislamiento dentro del Estado. En esa línea, en La Moncloa ya piensan en una nueva edición de la Conferencia de Presidentes autonómicos, a la que esperan atraer al nuevo Gobierno que salga de las urnas el 21 de diciembre.

El precedente fue un fracaso en ese sentido. El Gobierno de Rajoy convocó la VI Conferencia de Presidentes en enero de 2017, en plena «operación diálogo» con Cataluña. Fue un intento, casi a la desesperada, de abrir el diálogo con los dirigentes independentistas, para centrar cualquier negociación en los problemas «reales», como el de la financiación, la sanidad o la educación. A nadie se le escapó entonces que la convocatoria de esa cumbre, que no se reunía desde 2012, estaba pensada para atraer a Cataluña. Pero el Gobierno pinchó en hueso. La silla de Carles Puigdemont quedó vacía, y de paso también la de Íñigo Urkullu.

Doce acuerdos

La VI Conferencia se abrió con un mal augurio, cuando el viento tiró al suelo todas las banderas autonómicas, dispuestas para recibir a las autoridades. De esa cumbre surgieron una docena de acuerdos, entre ellos el de hacer anual la Conferencia.

«Es un compromiso evidente, que vamos a cumplir», confirmaron a ABC fuentes del Ejecutivo. Los preparativos aún no han empezado, pues el Gobierno tiene puesta su atención, de momento, en la intervención excepcional en Cataluña. Pero en los despachos de La Moncloa ya se tiene en mente esa nueva edición de la Conferencia de Presidentes. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se refirió a ella recientemente, al anunciar, en un acto de contenido económico, que el Ejecutivo tiene la intención de proponer a los presidentes autonómicos que la agenda global de investigación e innovación esté presente en la próxima Conferencia de Presidentes que presidirá Rajoy junto a las comunidades. Ese será uno de los puntos de la próxima cumbre, pero lo que revela el anuncio de la vicepresidenta es que ya lo tiene en su agenda.

Financiación autonómica

Desde el Gobierno se confirma que la intención es celebrar al Conferencia en el primer trimestre de 2018, cuando se haya «normalizado» la situación en Cataluña, y cuando los Presupuestos estén encarrilados. También se pretende llegar con un avance en el nuevo modelo de financiación autonómica, tras el incumplimiento del compromiso de tener el acuerdo cerrado este año.

En la nueva edición de la cumbre autonómica se hablará de financiación, sanidad, educación, innovación, inmigración y de aquellos otros asuntos que puedan atraer, de forma especial, a Cataluña. Porque ese será de nuevo el objetivo del Gobierno: invitar al presidente autonómico que salga elegido tras los comicios del 21-D a un foro de diálogo sobre los «problemas reales» de los ciudadanos.

«Sería un mensaje positivo que daría estabilidad», comentan en La Moncloa, donde el optimismo ocupa el espacio justo. En los despachos del Gobierno son conscientes de que no será nada fácil, y de que puede tardarse «mucho tiempo» en recuperar la normalidad total. «No dependerá solo de nosotros, sino de la voluntad que tenga el próximo Govern», reconocen.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.