Manuel Valls y la ex de Pronovias, la pareja del verano

Durante los 30 años que duró su matrimonio, Alberto Palatchi (69) y Susana Gallardo (53) siempre fueron una pareja discreta que daba una imagen impecable de cara a la prensa y que intentaba mantener al margen su vida personal para no ocupar espacio en las páginas del papel cuché. Aunque su estrategia de cara a los medios continúa siendo la misma, todo cambió a finales de 2016, cuando el empresario de Pronovias -quien ocupa el puesto número 26 en la lista «Forbes» de los cien españoles más ricos- y la heredera de los laboratorios Almirall vieron cómo su vida personal llegaba a la prensa del corazón con motivo de su divorcio. Se supo entonces que Gallardo, tras la boda de su hija Gabriela con el empresario turco Ediz Elhadef, había decidido poner fin a su matrimonio. Fuentes cercanas a la pareja dijeron entonces a este periódico que «todo iba a seguir igual» en el imperio Pronovias, donde ambos ocupaban cargos directivos. Al poco tiempo se supo que Gallardo abandonaba todos sus puestos de responsabilidad en la empresa y se repartieron sus bienes equitativamente. Palatchi se quedaba con la casa donde habían vivido hasta entonces en Barcelona y ella con la residencia de Menorca, donde ejerce de cicerone de todas aquellas personalidades que visitan la isla.

El periplo de Valls por España

No ha habido ni rastro de Palatchi en Menorca desde entonces, donde sí se le vio hace unos días fue en Ibiza, disfrutando de la fiesta Flower Power que organizó Carlos Martorell. Ese mismo día, en la isla donde pasó tantos veranos, el «Diario de Menorca» recogía una instantánea de Gallardo con Manuel Valls (56) en el antiguo hospital militar de Illa del Rei, en Mahón. Saltaron entonces todas las alarmas sobre una posible relación entre la empresaria catalana y el que fue primer ministro francés bajo la presidencia de François Hollande (54), quien había iniciado su periplo por España dos semanas antes. Según ha podido saber ABC, Gallardo y Valls se conocieron hace un mes durante una cena de unos amigos en común en Menorca y desde entonces no se han separado. «Ella está muy contenta, pero todavía no se le puede llamar relación a lo que tienen porque es todo muy reciente, no hace ni un mes», cuenta una amiga cercana a Gallardo. Y añade: «Alberto ya ha rehecho su vida y ella también, está muy ilusionada».

El pasado mes de abril la vida personal y política del ex primer ministro francés se tambaleaba. El 18 de abril Valls anunciaba su divorcio de su segunda mujer, la violinista Anne Gravoin (52), «tras doce bellos años de vida en común». Al día siguiente declaró a los medios que estaba viviendo «con una diputada de la derecha» y, aunque no reveló su nombre ni se les ha visto juntos nunca, la prensa no tardó en relacionarle con Olivia Grégoire (39). Dos días después, el 20 de abril, Albert Rivera confirmó que le había propuesto a Valls encabezar la lista de Ciudadanos al Ayuntamiento de Barcelona. Según fuentes del partido consultadas por ABC «a Valls se le ve muy animado con la propuesta» y, aunque hace unos días él mismo comentó al periódico «Le Monde» que anunciaría su decisión en septiembre, desde Ciudadanos no saben la fecha concreta porque es una cuestión personal -«un cambio de vida», en palabras de Valls- que debe anunciar él. «Es un catalán de nacimiento que ha gobernado un país que no es el suyo, lo haría muy bien y sería un buen altavoz», concluyen desde el partido.

La vida sigue para Susana

Los medios franceses apuntaban estos días que las idas y venidas de Valls entre París, Barcelona, Marbella (donde estuvo en Starlite junto al empresario Félix Revuelta y volvía más tarde con Gallardo) y Menorca no tienen otro fin que -tal y como contó hace unos días Juan Pedro Quiñonero-, «la búsqueda de apoyos financieros sólidos (en torno a 6 millones de euros, de entrada) para iniciar una campaña electoral previsiblemente muy dura e incierta».

Mientras tanto, en París, esta semana Olivia Gregorie, que está muy bien posicionada en el partido de Emmanuel Macron, esquivaba en una entrevista al semanario «L?Express» cualquier pregunta relacionada con el futuro político de su supuesto «amigo especial»: «No trabajamos en las mismas comisiones parlamentarias, no trabajamos en los mismos asuntos, juntos no hacemos nada públicamente». Gregorie continuará en Francia, donde sus proyectos políticos están muy definidos. Sin embargo, las apariciones de Valls por los destinos vacacionales más exclusivos de España, siembran la duda sobre qué decisión tomará finalmente a nivel político y si pesará en ella su nueva e íntima amistad con Susana Gallardo. «Él todavía está decidiendo qué camino tomar y ella no quiere influir en su decisión», ha comentado a ABC otro amigo cercano a Gallardo. Y sentencia: «Quien no va a cambiar de vida es ella».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.