Lula da Silva, condenado y popular

Nacido en Garanhuns, interior de Pernambuco, una de las regiones más pobres y desiertas del país, Luiz Inácio Lula da Silva, es el político más popular de la historia de Brasil y, pese a las denuncias en su contra, sigue siendo el nombre más fuerte para vencer la elección presidencial del próximo año, con un 30,5% de las preferencias.

Fundador del Partido de los Trabajadores (PT), que es el mayor grupo político entre los casi 30 grupos que se disputan el Congreso, Lula llegó a la política nacional en la década de 70, cuando fue presidente del Sindicato de los Metalúrgicos del ABC, en São Paulo, polo de la industria automotriz sudamericana. Desde ese puesto, Lula enfrentó a la dictadura, que lo persiguió y lo llevó a la prisión, y comenzó su trayectoria política.

Desde su elección para diputado, cuando fue el más votado del país, no dejó más la política. Fue tres veces candidato a la presidencia y fue electo presidente por primera vez en 2002. En esa primera gestión, parte de su equipo cayó bajo acusaciones de corrupción, entre ellos, José Dirceu, su mentor intelectual.

Tras su segundo mandato, dejando el cargo con una popularidad altísima, eligió a su sucesora y ex mano derecha, Dilma Rousseff, que ganó también dos elecciones. Rousseff, sin embargo, cayó en su segundo mandato, destituida en un juicio político, por haber llevado al país a una seria crisis económica.

Ya en el segundo mandato de Rousseff surgieron las primeras acusaciones del Juez Sergio Moro en contra de Lula. El líder comenzó a debilitarse cuando trató de asumir un ministerio en el gabinete de Rousseff para conseguir inmunidad frente a una prisión, en marzo de 2016.

Su popularidad, sin embargo, sigue fuerte. Lula es reconocido por una parte importante de la población por haber reducido las diferencias sociales y dado condiciones mínimas de supervivencia a los más pobres, además de llevar a las clases más bajas y a los negros a las universidades.

Para ese grupo y buena parte de su electorado, Lula está siendo perseguido para evitar que llegue nuevamente a la presidencia. De otro lado, él y su grupo político llevaron al país al fondo de la corrupción. En Brasil, sin embargo, buena parte de los líderes políticos están siendo investigados por las tramas de corrupción que envuelven a las empresas Odebrecht, Petrobras y ahora al frigorífico JBS, entre ellos el presidente Michel Temer.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.