Los partidos políticos y sus soluciones al desempleo

Nos encontramos con propuestas tan dispares que parece que vivamos en países totalmente diferentes.

Desde hace unas semanas y como parte de mi continuo trabajo de investigación sobre la evolución, propuestas, cambios en el mercado laboral, decidí estudiar y analizar a los principales partidos políticos y evaluar sus propuestas en materia de empleo en este año electoral tan decisivo para la incipiente recuperación económica que estamos viviendo.

Desde luego, nos encontramos con propuestas tan dispares que parece que vivamos en países totalmente diferentes. Los partidos que podríamos considerar más conservadores, en este grupo incluyo al PP, a Ciudadanos y a UPyD, introducen propuestas que sin duda hay que profundizar y trabajar sobre ellas, se proponen en general como grandes medidas y sin pormenorizar el autor de las mismas: rebajas de cotizaciones en general y en particular para determinados contratos, segunda oportunidad, contrato único para acabar con la precariedad, no aumentar el trabajo público, facilidades para los autónomos, etc. es decir, medidas tendentes en general a flexibilizar y dinamizar el mercado de trabajo, creando un nuevo modelo donde especialmente la Administración y los trabajadores, asumen determinados sacrificios en pos de una creación de empleo real, sostenida y sostenible en el tiempo.

Por otro lado, tenemos unos partidos de corte más progresista , aquí incluiríamos al PSOE, IU y Podemos que basan sus propuestas fundamentalmente en: derogar la reforma laboral, ya que según sus detractores ha traído más precariedad, desigualdad, etc., subir los salarios mínimos, rentas bajas, incremento de los trabajadores públicos, reducir la jornada laboral para que haya un reparto más equitativo del trabajo, éstas últimas más relacionadas con Podemos.

Una vez analizadas y valoradas las propuestas, desde un punto de vista no político, en general, todo indica que las medidas que pretende implantar el primer grupo analizado, son mucho más adecuadas para la realidad con la que nos encontramos en este momento y que España necesita para que ese 24% de desempleo, pase a ser algo del recuerdo.

Si analizamos números, antes de que se introdujese la reforma laboral y con ello la flexibilización del mercado de trabajo, necesitábamos crecer a casi un 3% para crear empleo, durante el 2014, hemos creado empleo creciendo a 1,2% y sin duda, la reforma laboral ha tenido un impacto decisivo para que esto se produzca. Es verdad que ha traído más precariedad y que la inmensa mayoría de las nuevas contrataciones son temporales, pero no se nos debe olvidar un dato muy relevante, 3 de cada 4 contratos de trabajo en España son indefinidos.

Otra medida destacada que puede ser vital para la creación de empleo, es la rebaja en las cotizaciones sociales, de media en España, el empresario soporta una carga de más de un 30%. Si el Gobierno hiciese un esfuerzo en este sentido, seria más barata la contratación y con ello probablemente bajaría el desempleo.

No quiero acabar esta reflexión, sin mencionar el contrato único que defiende especialmente Ciudadanos y UPyD. Actualmente en España, tenemos trabajadores de primera con contratos indefinidos que se encuentran en una situación de súper protección y que saben que son caros de despedir y algunos de ellos pasan a una situación de cierto acomodamiento y, por otro lado, tenemos trabajadores que sólo encadenan contratos temporales y que viven en un continuo estado de precariedad laboral, es mas en muchas ocasiones, cuando el empresario se ve obligado a reducir plantilla y tiene que despedir a algún trabajador, no lo hace por criterio de productividad o eficacia, sino que despide a quién más barato le sale, Sin duda esta dualidad del mercado se acabaría con este contrato único, que además mejoraría nuestra competitividad.

En un momento en el que tenemos una deuda pública por las nubes, una tasa de desempleo insostenible, una carga fiscal al límite, etc. no podemos plantearnos destruir determinadas reformas que están funcionando, contratar más funcionarios, trabajar menos horas, etc. Sin duda corren nuevos tiempos y tenemos que adaptarnos a ellos, hay mucho en juego.

Publicidad
Publicidad
En portada

Noticias de