Los Mossos d'Esquadra acordonan el banco expropiado para impedir su «reokupación»

Calma tensa en el barrio de Gràcia, que se prepara para una nueva jornada reivindicativa. A primera hora de la mañana, media docena de furgonetas de los Mossos d'Esquadra han acordonado los accesos al edificio del «banco expropiado», desalojado esta semana por orden judicial, para evitar que el colectivo «okupa» consume su amenaza y vuelva a entrar en el edificio hoy al mediodía.

Los «okupas» han convocado a vecinos y simpatizantes de la zona para intentar recuperar el recinto. Centenares de personas han acudido a la llamada y aguardan tensos desde hace horas detrás del cordón policial, instalado en la calle Mare de Déu dels Desemparats. Lo hacen coreando consignas como «El banco se queda en Gràcia» o «Policía fuera del barrio», aunque por ahora no ha habido incidentes.

Mientras los manifestantes reivindican el espacio, otros muchos barceloneses disfrutan en las terrazas de los bares de la plaza de la Revolució, próxima al banco desalojado, de una soleada mañana de domingo.

Gràcia vivió ayer su tercera noche de tranquilidad tras los altercados del lunes y el miércoles por el desalojo del banco.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.