Los lideres europeos vuelven al diván de Bruselas

La última cumbre del año solo durará un día y se cerrará esta noche con una cena a 27 porque May no ha sido invitada

Europa_llega_a_un_acuerdo_con_Turquía_para_contener_la_llegada_de_refugiados_0

El diván ya está preparado para que, hoy, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE acudan a Bruselas para hacer terapia en la última gran cumbre del convulso 2016. Será un punto y seguido, porque 2017 pinta incluso peor. Pero esto es futuro y el presente habla de un Consejo Europeo que romperá la tradición y durará sólo un día en lugar de dos por expreso deseo del presidente, Donald Tusk. Así que comenzará a mediodía y lo hará, como gran novedad, suspirando por la pérdida del 'ruidoso' Matteo Renzi y dando la bienvenida a Paolo Gentiloni. Habrá cena, como siempre, pero alguien no ha recibido invitación. Dicho de otro modo. La 'premier' británica, Theresa May, se irá a Londres antes de tiempo para que el resto de colegas puedan hablar del 'Brexit' que nunca llega.

El diván ya está listo. Sí, el diván, porque Europa necesita hacer terapia de grupo en un momento decisivo para su propia subsistencia. Su futuro se llama 27 y nadie sabe cómo será. Sin embargo, la unidad mostrada en torno a este delicado asunto ha sorprendido a más de uno e inquietado a Reino Unido, que siempre ha jugado al divide y vencerás. Durante la cena, explican fuentes comunitarias, los líderes volverán a ratificar sus líneas rojas (no negociación hasta invocación del artículo 50, que activará la salida; las cuatro libertades son indivisibles...) y nombrarán de forma oficial al excomisario Michel Barnier como negociador jefe de la Unión Europea, no sólo de la Comisión, como es ahora.

No obstante, se espera que May se dirija a su colegas y confirme el calendario previsto, que pasa por invocar el artículo 50 a finales de marzo. A partir de aquí, Bruselas quiere que haya un principio de acuerdo en 18 meses, algo que para muchos sólo es un imposible. Además, es probable que May vuelva a quejarse por no ser invitada a la cena porque sigue siendo un Estado miembro de pleno derecho. El teatrillo comunitario tiene su aquel.

Pero hay vida más allá del 'Brexit'. El menú de asuntos a debatir es de lo más completo pero no se han incluido novedades de calado. Se ratificará el compromiso por eso que se está llamado la Europa de la Defensa, que está tomando impulso a marchas forzadas al comprobar que la victoria de Donald Trump puede suponer el adiós a 'papá Estados Unidos' al que siempre ha recurrido Europa.

«La seguridad depende de la credibilidad, y la credibilidad depende de no ser solo una potencia blanda, dulce. Debemos cooperar más con la OTAN, como ya hacemos en el Mediterráneo y en asuntos de ciberseguridad. La OTAN y la UE no son rivales, sino complementarios. Se necesitan una a otra», recalcó el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, en un debate preparatorio de la cumbre celebrado en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo. Para darle más enjundia, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también estará en la cumbre.

Debate sobre Siria

También se hablará y mucho de inmigración, de la necesidad de taparse la nariz ante lo mucho que está pasando en Turquía y seguir adelante con el pacto alcanzando con Erdogan porque las llegadas a través del Egeo se han reducido a la mínima expresión. No hay que olvidar que la Eurocámara ha pedido suspender las negociaciones de acceso, pero el Consejo desoyó el martes este acuerdo. Tampoco faltará en la agenda otro de los clásicos: la seguridad. En esta ocasión, mostrarán su compromiso de acelerar la puesta en marcha del nuevo sistema electrónico de autorización previa de viaje (ETIAS), que ayudará a detectar a posibles sospechosos y denegarles la entrada antes de que lleguen al espacio Schengen.

Pero si hay un tema espinoso sobre el que se debatirá mucho es la situación de Siria y en concreto, de la ciudad de Alepo. En el último borrador de conclusiones se condena enérgicamente lo que está ocurriendo e incluso se menciona a Rusia. De momento, los líderes europeos sólo amenazan asegurando que «estamos analizando todas las medidas posibles». La presión es máxima y ayer, todos los partidos de la Eurócamara recordaron al Consejo que «no puede permanecer de brazos cruzados». Respecto a las sanciones a Rusia por su papel en Ucrania, será prorrogadas a principios de la semana que viene.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.