Los Gitanos, veinte años de fe en la Semana Santa madrileña

La Hermandad de Los Gitanos, con su inspiración y apariencia sevillana, recorrerá hoy las calles de la capital en la segunda estación de penitencia de la Semana Santa madrileña; una salida que coincide con el 20 aniversario de la constitución de la cofradía.

Las tallas de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias, ambas del autor hispalense Ángel Rengel, de 1998, cruzarán el portón de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen y San Luis (20.15 horas), en la calle del Carmen, y enfilarán su camino hacia la Puerta del Sol, paso calmado pero firme, derroche de fervor y fe. Su llegada al emblemático lugar supone uno de los momentos más especiales y emotivos de todo el cortejo. El Cristo y la Virgen, elevados por dos cuadrillas de unos sesenta y cinco costaleros, detienen su marcha para rendir homenaje a las 193 víctimas de los atentados del 11 de marzo y a los caídos en el levantamiento popular del 2 de mayo de 1808.

Atrapados en la noche del Madrid castizo, al contraluz de sus propios faroles, el Cristo de la Salud avanzará en volandas sobre un manto de claveles rojos; su Madre, tras él, suspendida bajo palio en una alfombra blanca de la misma flor. La preparación floral fue el último apunte en los detalles de los pasos, culminada anoche, en una liturgia cargada de emoción en el templo del Carmen. Las flores descansan sobre una cama de esponjas húmedas que suman peso a los tronos. En total, cada uno ronda los 1.400 kilos; una carga relativa, sostenida en la fe y sentimiento de una treintena de valientes. con sus respectivos relevos.

De blanco en el caso de la Virgen, y camiseta morada y pantalón y zapatillas negras en el Cristo, los costaleros son los pies del Señor y su Madre. «Lo que se siente es inexplicable, es el sentimiento más puro que existe, hay que vivirlo para comprenderlo», explica Miguel Ángel, costalero de María Santísima de las Angustias desde hace más de una década. Este año, vigésima efeméride de la creación de la hermandad, tendrá como novedad que la talla de Jesús de la Salud estrenará cíngulo, el cordón dorado que adorna su cintura sobre la túnica morada.

La marcha, que inicia su recogida al llegar a la estación de la parroquia de Santa Cruz, paso previo a la Plaza Mayor, lleva como acompañamiento musical a la Agrupación de Santa Marta y Sagrada Cena de León en el caso del Cristo; y de la Banda Sinfónica de la Lira de Pozuelo con la Virgen. La interpretación de la Saeta del Cristo de los Gitanos es otro de los momentos que, a juzgar por la reacción de los fieles, eleva la Pasión de la comitiva. La procesión, sin previsión de lluvia, es la única del día programada en Madrid.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.