Las grandes perlas de José Antonio Camacho durante el Mundial

Seguir los partidos de España a través de Mediaset y Telecinco es la única manera de hacerlo por televisión en este Mundial de Rusia 2018. Las narraciones, a cargo de Manu Carreño, cuentan con comentarios de dos exfutbolistas que generan mucha controversia en las redes sociales cada vez que opinan en los encuentros de la selección: Kiko Narváez y sobre todo, José Antonio Camacho.

Con su memorable «Iniesta de mi vida» en el recuerdo, como algo de lo más evocativo para retrotraerse a la victoria de España en el Mundial de Sudáfrica 2010, en aquella final disputada ante Holanda sobre el césped de Johannesburgo, Camacho continúa dejando perlas en cada encuentro que comenta. Este Mundial no podía ser una excepción, y en los dos partidos que ha disputado España hasta el momento, frente a Portugal y contra Irán, el exseleccionador, natural de la villa murciana de Cieza, ha dejado un gran número de «camachadas».

Acostumbrado a opinar en un tono de lo más distendido y campechano, sin apenas filtro, los comentarios de Camacho son un activo importante en los partidos de España. Muchos espectadores ven su presencia junto a los narradores como innecesaria e incluso irritante, pero lo cierto es que se ha hecho un hueco en los encuentros de la selección. Ante Portugal dejó perlas del estilo: «No es penalti, ya lo puedan decir 9 árbitros viendo el VAR», además de frases del nivel de «Creo que si España pierde el balón, intentarán robarlo; «Si el rival mete un gol en el último minuto y pita el árbitro, has perdido» o «No hay que ser catastróficos hasta que se produzca la catástrofe».

Y en el partido de España ante Irán, se le pudo ver en todo su esplendor. A sus habituales patadas al diccionario («álbitro», «farta», «haubiera») se sumaron varias frases para la historia. Preguntado por Carreño sobre lo que podía hacer España para inaugurar el marcador en el segundo tiempo, pues el partido se fue al descanso con empate a cero, Camacho fue claro: «Lo mismo, pero pisando más área». Descubriendo América, vaya. Aunque sus frases fueron más allá:

«Es imposible quitarles el balón, porque no lo tienen»

«Irán siempre busca al Azmun este» (en referencia al delantero iraní Sardar Azmoun»

«Si es que ?tolrato? juegan con el 20 ese»

«¡Piqué! ¡Quédate ahí! ¿Pero qué hace el porteeero?»

«¡¡Pero ?q'apitao? el ?álbitroo?»

«Antes del segundo gol, hay que meter el primero» (descubriendo América, de nuevo)

«Va pasando el tiempo» (descubriendo América, volumen 3)

«Es que ?l'apillao' de mal»

«Eso es o ?farta? o saque de banda»

«Por ahí ?s'adejao? un ?recao?»

Sus comentarios le granjearon todo tipo de críticas en las redes sociales, donde cientos de espectadores le calificaron como «cuñado» o «paleto» y a sus análisis, como «conversaciones de bar». En ese aspecto, muchos especularon con que Camacho estaba, mientras veía el partido, bebiendo «cerveza», «vino» e incluso «ron».

Sin embargo, la aversión de los televidentes hacia él se transformó en aplausos minutos después de terminar el encuentro de España ante Irán. Sucedió cuando Joaquín Prat intentó que Camacho, Carreño y Narváez formasen parte de su tertulia futbolera en «Ahora... la Mundial», en la que el presentador invitó a personalidades del corazón como Alessandro Lequio y Kiko Matamoros. Sin darse cuenta de que le estaban grabando en vídeo y en directo, Camacho se quitó el micrófono y comenzó a gesticular, negándose a tomar parte de ese programa. Las redes sociales premiaron su gesto en masa.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.