La guerra entre sindicatos hunde la huelga de autobuses: 10% de apoyo

La huelga en el sector de transportes en autobús que empezó ayer parece tener más próximo su final. Una asamblea de trabajadores rechazó el pasado viernes el preacuerdo suscrito entre la patronal y los sindicatos Comisiones Obreras y Sindicato Libre de Transporte por considerarlo «insifuciente». En cambio, la primera jornada de paros no fue lo que se esperaba. Según el portavoz del Sindicato Libre de Transporte, José María Cazallas, ayer asistió a su puesto de trabajo «en torno al 90 por ciento de la plantilla». Si esto continúa así, los paros, previstos que duraran hasta el 31 de mayo, terminarán «el martes o el miércoles de la próxima semana», aclara Cazallas.

La huelga, según los datos del Sindicato, no ha sido secundada por la mayoría del sector, tan solo el 10 por ciento se unió ayer a ella. En este sentido, no se entiende que, si la mayoría de trabajadores rechaza el preacuerdo no se sumen a la huelga que ellos mismos decidieron convocar. Cazallas lo tiene claro: «8.000 personas trabajan en el sector de transportes en autobús. A la asamblea acudieron alrededor de 500, de las cuales 300 son afines a UGT», y prosigue su explicación: «El sistema de votación, a mano alzada, no favorece que la gente acuda a las asambleas. A esto hay que sumarle que los afines a UGT graban vídeos y realizan fotos a las personas que no piensan como ellos», una situación de la que UGT «se aprovecha».

Las diferencias, incluso guerra, entre los sindicatos quedan patentes en esta convocatoria de huelga no secundada. Según el testimonio de Cazallas, UGT, Comisiones Obreras y el Sindicato Libre de Transporte no se ponen de acuerdo. «Para UGT el preacuerdo no es suficiente. Comisiones Obreras y nosotros no sabemos por qué ir a la huelga cuando el preacuerdo es aceptable», aclara el portavoz, que espera que algún día llegue «la unidad entre los tres sindicatos».

En caso de que la huelga quede paralizada la semana que viene, se prevé que los trabajadores vuelvan a negociar con la patronal. «La asociación empresarial no va a cambiar nada del preacuerdo, pero lo mantiene, de momento, vigente», dice Cazallas. Desde su Sindicato están dispuestos a firmar el documento, en vez de continuar en una situación que califica de «surrealista». El preacuerdo establece un incremento salarial de 40 euros mensuales, sobre los aproximadamente, más de 1.050 que cobran los trabajadores con salario base, cifra a la que hay que sumar 400 euros por el plus del convenio. Además de esta subida, se añadiría el IPC en todos los conceptos retributivos, lo que supondría una subida adicional del 0,25 por ciento.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.