La gresca entre PSOE y Podemos bloquea la inversión en Aragón

La gresca en la que llevan meses instalados el PSOE y Podemos en Aragón mantiene bloqueados cientos de millones de euros de gasto público y de inversiones para este año, tanto en la Comunidad autónoma en general como en Zaragoza capital en particular. Tras apoyarse mutuamente en junio de 2015 para ocupar el Gobierno aragonés y el del Ayuntamiento de Zaragoza, ahora las tensiones crecientes entre ambos mantienen sin presupuestos y con cuentas prorrogadas tanto a la Comunidad autónoma como a la capital aragonesa.

La situación no tiene visos de resolverse, ni fácilmente ni a corto plazo. De hecho, en las últimas horas ha vuelto a tomar cuerpo la hipótesis de que tanto el Ayuntamiento de Zaragoza como el Gobierno aragonés pueden verse forzados a capear el año sin presupuestos, con las cuentas prorrogadas de 2016.

Esto último no es cuestión menor: limita seriamente el margen de maniobra económico de ambas administraciones, afecta de lleno al apartado de las inversiones e impide aprobar nuevos gastos más allá de los que aparecieran consignados el ejercicio anterior.

En resumidas cuentas, salvo pagar las nóminas de sus empleados públicos, cumplimentar el gasto ordinario de funcionamiento dentro de los mismos límites del año anterior y atender el pago de la deuda financiera -intereses y amortizaciones-, el resto de partidas se ven afectadas en menor o mayor medida.

El bloqueo presupuestario que se da en Aragón por los desencuentros entre el PSOE y Podemos afecta, en cifras absolutas, a unos 6.300 millones de euros: los 5.577 millones de euros a los que el Gobierno regional del socialista Javier Lambán pretendía elevar su presupuesto para este año, y los más de 740 millones que suma el presupuesto consolidado del Ayuntamiento de Zaragoza.

Solo el apartado de inversiones suma más de 450 millones de euros que están totalmente en el aire: 402 millones había previsto para 2017 el Gobierno aragonés y 52 el Ayuntamiento de Zaragoza. Pero esas cifras serán totalmente imposibles con la prórroga presupuestaria. Y no serán las únicas, porque habrá muchos más apartados de gasto que también se verán tumbados.

El corto «idilio» de las investiduras

En el caso del Gobierno aragonés, sin presupuestos aprobados al día, tendrán que renunciar a prácticamente 400 millones de euros, que es el gasto extra que pretendían acometer este año respecto al que aprobaron inicialmente en los presupuestos de 2016. Y el Ayutnamiento de Zaragoza verá «mutilados» los alrededor de 20 millones de euros que quería gastar e invertir de más este año respecto al anterior.

Los rifirrafes entre PSOE y Podemos vienen de lejos, de meses, desde el año pasado. Se encontraron tras las elecciones municipales y autonómicas de 2015, y lo hicieron con rapidez. En cuestión de semanas pactaron apoyarse mutuamente: desde las Cortes, el partido de Pablo Echenique apoyó la investidura del socialista Javier Lambán -pero renunció a entrar en un gobierno de coalición-; y en el Ayuntamiento de Zaragoza, el PSOE dio su voto para permitir la investidura de Pedro Santisteve, de ZEC -coalición electoral municipal formada por Podemos e IU junto a otros partidos minoritarios-.

El presupuesto autonómico

En el caso del Gobierno aragonés, Echenique hace meses que ha optado por incrementar el distanciamiento. Lambán ha dejado claro que no va a presentar un proyecto de presupuestos a las Cortes sin tener, de antemano, la garantía de que Podemos se los va a votar a favor. Y Podemos se niega a negociar las cuentas para ese pacto previo y exige a Lambán que presente su proyecto de presupuestos en las Cortes de Aragón, que es justo lo que Lambán ha descartado hacer. Y en esa espiral siguen PSOE y Podemos en la Comunidad autónoma.

El presupuesto municipal de Zaragoza

En el Ayuntamiento de Zaragoza, tras meses de tira y afloja entre el PSOE y el gobierno de ZEC, los socialistas acaban de dar por rotas las negociaciones en torno a los presupuestos de 2017, con lo que sigue la prórroga de las cuentas del año pasado. En el caso de Zaragoza, el problema no es solo por las relaciones entre el PSOE y el gobierno municipal Podemos-IU, sino también por las tensiones internas en el seno de esta coalición, de ZEC. La Chunta ha descrito como «desmadre» la situación interna del gobierno municipal y, al igual que el PSOE, pide al alcalde Santisteve que ponga ordene y que su equipo tenga un criterio único, ante los vaivenes que se dan en el seno de ZEC en la negociación de los presupuestos con el resto de grupos de izquierdas.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.