La frase del año

La frase del año que acaba de terminar fue sin duda la que soltó el mozo d?escuadra al guardia forestal que se manifestaba por la república catalana: «¡La república no existe, idiota!», que puede traerle complicaciones y debió dejar pasmado al otro, como al segundo Napoleón en Waterloo, soñando todavía en ser emperador de los países catalanes. Oír decir a un mosso, embrión del ejército catalán, que todo ha sido un sueño y zurrar badana a quienes siguen creyendo en él, tuvo que ser traumático. Lo corrobora el desconcierto que reina en sus filas, con el secretario general de su partido, Ferran Bel, inclinándose por apoyar los presupuestos de Sánchez, mientras su suplente, Torra, animaba a los suyos a «redoblar el esfuerzo para lograr la libertad colectiva» exigiendo a Sánchez «acabar con la represión penal para cuestiones políticas» e iniciar un diálogo de forma «creíble, sincera y valiente». Claro que se anda con mucho cuidado con lo que hace, no vaya a acabar en la cárcel, como los que ya lo están. En cuanto al diálogo, ya sabemos lo que entiende por él: no una conversación entre dos personas para alcanzar un acuerdo, sino presentar sus demandas y que el otro las acepte. Por si eso no bastara, pide, además, «mediación internacional». Si eso es diálogo, los regateos en las ferias de ganado son alta diplomacia.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.