La droga nuestra de cada día

"Yo no uso drogas, yo soy una droga" Salvador Dalí. El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke ha visitado[…]

"Yo no uso drogas, yo soy una droga"

Salvador Dalí.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke ha visitado el Capitolio con la idea de transmitir su argumento de que la política monetaria ultra fácil es necesaria. Según dijo Bernanke durante su segundo día de testimonio ante el Congreso, la política es necesaria "para mantener los tipos de interés un poco más bajos para poder apoyar a la vivienda, sector de la automoción y a otros sectores de la economía que necesitan apoyo". En enero la FED decidió mantener la compra de 85.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y títulos respaldados por hipotecas hasta que se viera una mejora sustancial del mercado laboral. También vienen manteniendo los tipos de interés cerca de cero desde diciembre del 2008.

Por segundo día consecutivo, Bernanke volvió a defender que el programa de compra de bonos repitiendo que los costes potenciales son inferiores a los beneficios. Sin embargo, algunos miembros de la FED están preocupados de que este programa genere inestabilidades financieras y pueda fomentar la inflación si este Banco Central no tiene preparada una estrategia de salida. Bernanke dijo que "los resultados estaban empezando a verse, ya que se está incrementando la tracción en el mercado inmobiliario, que ha mostrado fortaleza en los últimos días. En los automóviles y en otros bienes duraderos, en cierta medida de inversión, también muestra señales de mejoría".

Los republicanos se mostraron escépticos y el congresista John Campbell, republicano por California, dijo que, "parece que hay un montón de pruebas por ahí de que los beneficios de bajadas de tipos de interés y política monetaria expansiva están favoreciendo principalmente al Gobierno, otros gobiernos extranjeros y a los grandes bancos". Una idea común entre todos los republicanos es que Bernanke ha permitido el desmesurado gasto por parte del Gobierno federal.

Bernanke reiteró su mensaje para que el Congreso y la Casa Blanca lleguen a un acuerdo con el que tomar medidas de ajuste de gasto e impuestos y poder evitar el recorte automático, conocido como el secuestro y que comenzará a surtir efecto a partir de hoy. "La mayoría de los economistas dirían que el secuestro va a costar muchos puestos de trabajo en el corto plazo y que se pueden lograr los mismos resultados con un plan a largo plazo", dijo Bernanke.

"¿Sería justo que yo parafrasear eso al ciudadano medio y les dijera que el presidente de la Reserva Federal cree que el secuestro es una tontería?", preguntó el representante demócrata de Massachusetts, Michael Capuano. "Me gustaría que no hiciese eso", respondió Bernanke.

Finalmente, Bernanke intentó tranquilizar diciendo que la FED estaba estudiando formas de aflojar el QE3 y liquidar su balance. Pero por desgracia la FED se ha colocado como única compradora de última instancia y la historia está llena de monedas fiduciarias que han caído tras esta política. La FED ha acumulado cerca de 3 billones de activos no comercializables y el día en que empiecen a correr rumores de que la FED va a liquidar dicha cartera, será el día en que los mercados se incendien.

Publicidad
Publicidad

Pero de momento el QE3 sigue su camino ofreciendo su apoyo a la tendencia alcista de los mercados de valores a base de manguerazos de liquidez en los momentos más oportunos. Y un claro ejemplo de ello, lo hemos tenido esta semana cuando tras un giro bajista muy feo, ahí estaba la FED con la mayor inyección de dinero programada del mes de febrero con más de 5.000 millones de dólares que consiguieron anular la señal y hacer que el Dow retornara a su tendencia alcista.

El problema ahora es que no volveremos a ver una cantidad similar hasta el próximo 15 de marzo y podría ser que nuestro drogodependiente no pueda esperar tanto.

Publicidad
En portada

Noticias de