La cumbre de Bruselas avanza hacia un acuerdo sobre inmigración en la UE

La cumbre informal sobre inmigración que celebraron dieciséis países de la Unión Europea este domingo en Bruselas terminó con progresos para forjar un acuerdo en el Consejo Europeo de la semana próxima, según dijeron varios de los jefes de Estado y de Gobierno que participaron en la reunión.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se mostró esperanzado en que la UE llegue a un acuerdo común para hacer frente al problema de la inmigración después de la cumbre, que calificó de «un buen paso adelante» en esa dirección.

Sánchez expresó esa confianza en una declaración ante los periodistas tras concluir la cumbre de líderes comunitarios convocada por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, para abordar el problema migratorio.

«Hemos encontrado más puntos de unión que de discrepancia», resaltó el jefe del Ejecutivo español, que precisó que de la cumbre no sale una conclusión y que queda mucho trabajo por hacer, pero reiteró su confianza en que sea posible una solución.

Así, insistió en que es positiva la sensación que saca de la primera reunión de líderes europeos a la que asiste porque fue una conversación franca y se compartió trabajo, experiencias, estrategias y la «presión que se tiene por parte de las distintas opiniones públicas».

Merkel: «No se puede dejar solos a los afectados»

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó tras la cumbre que hay coincidencia en que «no se puede dejar solos» a los socios más afectados por la llegada de la inmigración irregular y dijo que los refugiados «no pueden elegir» en que país piden asilo.

«Estamos de acuerdo en que no se puede dejar solos a los países que reciben la mayor carga de inmigrantes», dijo Merkel, para quien, por otro lado, no se puede permitir que «las mafias o los peticionarios de asilo» decidan dónde formulan su solicitud, sino que eso debe regularse.

En una breve comparecencia al término de la reunión de Bruselas entre dieciséis de los veintiocho Estados miembros de la Unión Europea (UE), Merkel aseguró que existe el objetivo compartido de «reducir la inmigración ilegal» y de «proteger nuestras fronteras», así como que tales responsabilidades «competen a todos».

El primer ministro maltés, Joseph Muscat, afirmó a su salida de la cumbre que el encuentro había sido «una señal de que hay una voluntad de ir hacia más cambios operacionales» en la política migratoria europea y que se había desarrollado «mejor de lo esperado».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.