La atonía del crédito libra a la banca de dotar capital para futuras crisis

La banca debe acumular una cantidad determinada de capital en los periodos expansivos de la economía y del crédito para protegerse en momentos de crisis. Es lo que se llama colchón de capital anticíclico, y el Banco de España, como ya informó, decididó a finales del pasado diciembre fijar en el 0% el porcentaje exigido para 2016. El motivo esgrimido por el supervisor financiero nacional es que actualmente «no se ve que el crédito esté disparado o pueda plantear un problema, más bien todo lo contrario», explican desde el organismo dirigido por Luis María Linde.

Es decir, la debilidad con que está creciendo la concesión de préstamos a empresas y familias del país no justifica ahora mismo que las entidades financieras tengan que dotar ese colchón. El Banco de España debe fijar cada trimestre el porcentaje del citado colchón, y que puede variar entre el 0% en que se ha fijado actualmente y un máximo del 2,5%. Y para determinarlo usa una serie de indicadores sobre la evolución presente del crédito y las perspectivas de futuro.

Uno de esos indicadores, conocido como la brecha del crédito sobre el Producto Interior Bruto (PIB), debe situarse en el 2% para que el colchón de capital anticíclico se active y el supervisor exija una tasa positiva a los bancos. Pues bien, actualmente ese porcentaje era en junio de 2015, último dato disponible, del -58,3%, su nivel más bajo desde 1970, y 2,5 puntos peor que un trimestre antes, en marzo de 2015. En este sentido, desde el Banco de España consideran que «no parece que en próximo trimestre se vaya a poner en marcha y cabe pensar que se puede tardar en activar».

Los bancos, según la nueva regulación financiera, deben cubrir otros cuatro colchones de capital además del anticíclico. Ante cualquier incumpliento en uno de ellos, las autoridades impondrán una restricción inmediata a la entidad afectada en el pago de dividendos a sus accionistas, de los intereses de parte de su deuda emitida y de la remuneración variable de los empleados.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.