Infierno en el Vesubio: animales vivos para extender los incendios

El incendio del Vesubio se convierte en un infierno: Familias evacuadas, tensión entre los turistas, llamas, una columna inmensa de humo y cenizas que parte desde las laderas del volcán y domina prácticamente todo el golfo de Nápoles. Los turistas en visita a Pompeya han llegado a pensar que se trataba de una erupción en curso. El fuego ha sido provocado añadiendo una práctica cruel que horroriza: Para extender más el incendio, originado en ocho puntos en un frente superior a dos kilómetros, se han utilizado animales vivos, seguramente gatos, rociados de gasolina, según destaca «Il Mattino», el periódico de Nápoles. Existe el temor de que las llamas alcancen un vertedero en una ladera del Vesubio, transformando el incendio en un dramático fuego tóxico.

Los carabineros forestales han precisado que el incendio fue provocado, como los que se produjeron en la última semana en el Parque Nacional del Vesubio. Partió desde ocho puntos diferentes, al mismo tiempo, todos ellos en zonas de muy difícil acceso. Se piensa que los pirómanos, conocedores de la montaña, planificaron el fuego para que fuera difícil apagarlo. El incendio se inició en bosques donde es muy complicada la intervención de los bomberos. Los pirómanos utilizaron animales en llamas, tras rociarlos de gasolina, que en su desesperada huida se adentraron en bosques densos en los que es casi imposible intervenir con rapidez cuando aparece el fuego.

El general Costa, jefe de los carabineros forestales en la región de Campania, da una posible explicación sobre las causas que motivaron la acción criminal de los pirómanos: «En el Vesubio no hay ganado, así que excluyo que los pirómanos sean ganaderos en busca de terrenos para sus animales. Pienso que los incendios se han realizado como respuesta a la actividad del Parco Nacional del Vesubio contra el abuso y especulación de la construcción», subraya el general Costa.

Por el momento, se han quemado más de 70 hectáreas en el Vesubio, y 200 en el pasado año. Los napolitanos asisten horrorizados ante las espectaculares imágenes que ofrece el volcán, mientras los habitantes evacuados que viven en las zonas próximas al incendio lanzan un grito desesperado: «Salvad nuestras casas del fuego». El alcalde de Nápoles, Luigi De Magistris, pide que el gobierno declare el estado de emergencia: «Son imágenes que hacen mal; es una herida para todos», afirma De Magistris. En otras regiones del sur, particularmente en Reggio Calabria y Sicilia, también hay numerosos incendios, con récord de intervenciones, desde el 2007, por parte de Protección Civil.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.