Finanzas responsables para salvar el mundo

ING es una entidad financiera líder en sostenibilidad, con 89 sobre 100 puntos en el Dow Jones Sustainability Index.

medio-ambiente

El 71 por ciento de los pequeños inversores cree que las compañías con buenas prácticas medioambientales, sociales y de gobierno corporativo pueden potencialmente lograr mayor rentabilidad y ser mejores inversiones a largo plazo, según refleja un estudio de Morgan Stanley.

El mundo de hoy en día afronta grandes cambios. La tecnología está revolucionando la forma en que vivimos y hacemos negocios, haciendo que nuestras vidas sean más cómodas, pero también desafiando el statu quo. Asimismo, los efectos del cambio climático y la escasez de recursos son hechos irreversibles que están transformando los modelos de negocio existentes en muchas industrias, como por ejemplo la energética. En un contexto de creciente concienciación social e institucional, las compañías que contribuyan a paliar los efectos negativos de estos fenómenos tendrán una ventaja competitiva el día de mañana en sus respectivos sectores.

En este camino imparable que se ha iniciado, los bancos están asumiendo un rol determinante, no sólo como meros proveedores de financiación sino como facilitadores e impulsores de las inversiones de impacto. ING ha sido pionero en este ámbito y es un reconocido líder en sostenibilidad. En 2017, ING apareció por sexto año consecutivo en el Dow Jones Sustainability Index con una puntuación de 89 sobre 100, comparada con los 58 de la media del sector, y está entre el 5 por ciento de compañías incluidas en la CDP Climate A-List que reconoce a los líderes mundiales en la lucha contra el cambio climático.

En España, ING ha protagonizado las operaciones sostenibles más innovadoras de los últimos años, como es el caso del denominado sustainability improvement loan o crédito sostenible. Se trata de un crédito cuyo tipo de interés además de indexarse a los criterios habituales (perfil crediticio de la compañía, plazo, importe, etc.), también lo hace a la calificación que concede una entidad independiente en materia medioambiental, social y de gobierno corporativo. Un precio que, además, puede fluctuar a lo largo de la vida del crédito en función de las variaciones de esa nota, incentivando al prestatario a mejorar la misma. Esta opción ya ha sido elegida por compañías cotizadas en el Ibex 35 como Gas Natural o Abertis. 

Pero la sostenibilidad también es un criterio que están incorporando los grandes inversores institucionales a la hora de tomar sus decisiones. Los bonos sostenibles y su creciente cuota frente a la deuda tradicional así lo evidencian. El mercado global de bonos verdes creció un 78 por ciento en 2017 con respecto al año anterior.

Iberdrola es el mejor ejemplo en España. Desde su primera emisión en 2014, ha conseguido cerca de 7.000 millones de euros a través de operaciones verdes y ha desarrollado productos pioneros como el primer bono híbrido verde. Pero no sólo las empresas, también el sector público se ha sumado a esta tendencia. La Comunidad de Madrid es otro gran ejemplo. ING ha jugado un papel importante en las dos emisiones de bonos sostenibles que ha llevado a cabo por valor de 1.700 millones de euros.

Impulso por el cambio

Este nuevo enfoque está ayudando no solo a mejorar las estructuras de pasivo de las compañías e instituciones, sino que está empujando la transformación de determinados sectores de actividad, como es el inmobiliario. Un área de negocio que ha conseguido crear una nueva categoría de activos, como son los edificios respetuosos con el medio ambiente. Más del 50 por ciento de la cartera de ING Real Estate en España es sostenible.

En resumen, hay una gama muy amplia de instrumentos financieros destinados a suministrar capital a empresas e instituciones responsables con la sociedad y su entorno. Sólo hay que encontrar el que mejor se adapte a cada perfil.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.