ERC recula y dice que se necesita un 50% de apoyo para la independencia

Esquerra Republicana sigue liderando la marcha atrás del independentismo. Después de años planteando «hojas de ruta» que han resultado infructuosas y meses sin Gobierno, los republicanos han dado otra vuelta de tuerca reconociendo -internamente- que para hacer efectiva la «República Catalana» es necesario que el apoyo a la independencia supere el 50% de la población.

Este viernes, la formación de Oriol Junqueras ha entregado a su militancia la ponencia política que debatirá en la Conferencia Nacional (congreso) prevista para los días 30 de junio y 1 de julio, en la cual se propone abordar la situación actual del proceso soberanista y redibujar la estrategia futura hacia la consecución del objetivo de construir la independencia. Así las cosas, los republicanos siguen apostando por ampliar la base social y, al mismo tiempo, trabajar para crear un marco de diálogo «multilateral».

En el texto enviado a las bases del partido hay elementos de autocrítica cuando, por ejemplo, se admite que «es perfectamente constatable que el resultado final del 'Octubre catalán', desde la políticamente exitosa celebración del referéndum hasta la aplicación del artículo 155 de la Constitución española y la convocatoria de las elecciones del 21-D, no se ha traducido en el nacimiento de la 'República Catalana'».

Considera, sin embargo, que «el precio que ha pagado el Estado español para frenar el embate del soberanismo catalán ha sido enorme al haber optado por el uso de la violencia -policial, judicial, institucional, mediática y también simbólica- en lugar de haber favorecido las vías de diálogo, lo que le ha deslegitimado a ojos de una amplia mayoría de la ciudadanía», informa Efe. Asimismo, ERC interpreta que, pese a los avances, la realidad es que hoy en día el independentismo «no es suficientemente poderoso aún como para convertir Cataluña en una 'república independiente'», entre otras cosas, porque hoy en día representa aproximadamente un 50 % de la población catalana, proporción «insuficiente» cuando de lo que se trata es de que la 'república' nazca por medios «estrictamente cívicos, pacíficos y democráticos».

Por este motivo, Esquerra propone en su ponencia base, que los militantes podrán debatir y enmendar hasta la celebración de la Conferencia Nacional, que hay que trabajar para «ampliar la mayoría social sin confundirla mecánicamente con la mayoría parlamentaria». Así las cosas, los republicanos apuestan por trabajar para convencer a más catalanes de las bondades de la secesión, pero sin renunciar a los órganos de gobierno y las instituciones que la ley electoral permite controlar al independentismo pese a no reunir la mayoría de votos.

Unilateral versus bilateralidad

Por lo que respecta a la actitud con respecto al Estado, ERC se propone superar la dualidad entre la vía unilateral y la de la negociación bilateral, y considera que lo adecuado es abrir un marco de diálogo y negociación multilateral en el que intervengan «actores políticos e institucionales de índole muy diversa». «Es necesario -se afirma en la ponencia-, ir más allá del debate binario, estéril y contraproducente de la unilateralidad versus bilateralidad», porque «los procesos de cambio profundo son necesariamente multilaterales», concluyen los republicanos, que llevan meses esperando la formación de un nuevo Gobierno autonómico.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.