El recibo de la luz podría subir si se eliminan impuestos al autoconsumo

La oposición volvió a demostrar ayer en el Congreso que, si se pone de acuerdo, tiene músculo suficiente para imponer[…]

La oposición volvió a demostrar ayer en el Congreso que, si se pone de acuerdo, tiene músculo suficiente para imponer sus leyes al Gobierno de Mariano Rajoy. Uniendo fuerzas, PSOE, Podemos, Ciudadanos, ERC, PNV, la antigua Convergència, UPN, Coalicicón Canaria, Nueva Canarias y Bildu registraron una proposición de ley conjunta para fomentar el autoconsumo eléctrico, que el Ejecutivo no tendrá más remedio que asumir dada la mayoría aplastante que la apoya. Solo el PP y Foro Asturias se han quedado fuera.

El texto aboga por retirar todos los impuestos a la energía autoconsumida, se simplifican los trámites administrativos y se elimina el registro administrativo. Además, el documento facilita que varios autoproductores puedan compartir la instalación y que la energía excedente tendrá el mismo tratamiento que la generada por cualquier otra instalación. Las sanciones al 10% de la facturación anual.

Reducir la dependencia

A juicio de estos partidos, esta fórmula permitirá reducir tanto la dependencia energética que tiene España del exterior como el consumo de energías fósiles, al tiempo que permitiría abaratar el recibo de aquellos que lo implanten, pero también el del resto de los consumidores, ya que el aumento de la oferta permitirá rebajar el precio de la electricidad en el mercado.

Esas propuestas chocan con las recientes afirmaciones del ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, que dejó bien claro en su primera comparecencia en el Congreso, el pasado 13 de diciembre, que el autoconsumo «debe pagar los costes proporcionales del sistema eléctrico», que si no fuera así «entre un 15 y un 20% del recibo de los autoconsumidores pasaría a los recibos del resto de consumidores» y que todas estas instalaciones «deben de estar registradas por cuestiones de seguridad».

Nadal comparece hoy

El texto llega al Congreso justo el día antes de que Álvaro Nadal, comparezca esta tarde en la comisión de Energía para dar explicaciones por la espectacular subida del precio de la luz. La iniciativa no es del gusto del Gobierno ya que Ciudadanos ya presentó un texto similar en el anterior periodo de sesiones, y el Gobierno decidió vetarla aludiendo a razones presupuestarias.

Pocas armas tiene el Gobierno para frenar esta iniciativa, aunque sí puede retrasarla y frustrar la aspiración que tienen los grupos de aprobarla «antes de junio». Hoy se reunirá la Mesa del Congreso y podría calificar el texto, aunque antes de que llegue al pleno el Gobierno dispone de 30 días para examinar si tiene impacto presupuestario y, en ese caso, puede decidir vetarlo. No obstante, la Mesa tiene la última palabra ya que puede decidir atender el veto o considerarlo arbitrario y permitir que la proposición de ley pase a Pleno.

Dado que uniendo fuerzas PSOE, Podemos y Ciudadanos tienen el control de este órgano, todo apunta a que si el Gobierno decide vetar el texto, la Mesa decidiría levantarlo. En ese caso, el Gobierno puede optar por recurrir ante el Tribunal Constitucional, pero el texto continuaría su tramitación parlamentaria.

Publicidad

Solo si el TC diera finalmente la razón al Ejecutivo, la iniciativa podría verse frenada. Pero se trata de un supuesto para el que no existen precedentes por lo que ni los grupos parlamentarios ni el Gobierno conocen con certeza cuál sería la posición del Tribunal Constitucional si la proposición hubiera completado su tramitación.

En este sentido, y poniéndose la venda antes de la herida, los grupos defendieron ayer que el fomento del autoconsumo no tendrá efectos presupuestarios negativos.

Publicidad

Así lo explicó a este periódico el director general de Unef (Unión Española Fotovoltaica), José Donoso, quiendijo que la afirmación del ministro de que si se retiran los impuestos al autoconsumo se encarecerán los recibos de la luz del resto de consumidores «no se ajusta a la realidad». Si la producción con autoconsumo en nuestro país alcanzara los 200 MW al año, «el sistema eléctrico dejaría de ingresar unos 10 millones de euros, cifra insignificante porque el sistema factura más de 17.000 millones de euros». Esto supondría «un sobrecoste para cada familia de unos 11 céntimos de euro, frente a un ahorro muy superior porque el autoconsumo presionaría a la baja el precio de la electricidad en el mercado mayorista, el cual, está registrando estos días máximos en más de dos años», subrayó Donoso.

El director general de Unef matizó que los impuestos que se quieren quitar son únicamente los que gravan la energía sobrante, no la consumida, como sucede en el resto del sistema eléctrico.

Balance diario

Una de las cuestiones que no incluye la proposición de ley y que fue demandada en su día por la oposición y las asociaciones del sector es el balance neto, es decir, la compensación entre la electricidad que se cede a la red y la que se recibe de la misma. La proposición recoge que «podrán desarrollarse mecanismos de compensación simplificada entre déficits de los autoconsumidores y excedentes de sus instalaciones de producción asociadas, que en todo caso estarán limitados a potencias de éstas no superiores a 100 kW».

Otra cuestión importante es la rebaja de las sanciones que, en este caso, estaban calificadas como «muy graves» y preveían multas de hasta 60 millones de euros. «Era una exageración, ya que es el doble de lo que tendría que pagar una central nuclear si no declarara una fuga de resíduos radiactivos», según Donoso. La proposición las califica de «leves» y la sanción sería de hasta un 10% de la facturación.

Publicidad

Más información

En portada

Noticias de