El nuevo canon digital gravará los reproductores y recaudará 40 millones

El Ministerio de Cultura y las entidades de gestión de derechos de autor han llegado a un principio de acuerdo para la reforma del llamado canon por copia privada, una compensación que tiene que dejar de pagarse desde los Presupuestos Generales del Estado después de que el Tribunal Supremo decretase nulo el decreto que implantó esa modalidad. Como ocurría en el sistema anterior, volverán a gravarse con un canon los aparatos reproductores y esa cantidad deben abonarla los fabricantes. Pero la cifra total no se acercará mucho a los 100 millones que se recaudaban por medio del entonces llamado canon digital. Fuentes conocedoras del acuerdo afirman que todos han cedido y que no subirá mucho de 40 millones.

En parte esa reducción se debe a que no se admiten la cifra de copias que había hace años. Las copias licenciadas (el streaming musical o de cine y series de TV) han reducido mucho el número de copias privadas que se realizan. Por tanto se han introducido varias exenciones para personas físicas y jurídicas que documenten que las copias privadas se hicieron en un uso profesionesl. Además se establecería, de llegar el acuerdo a buen puerto, un sistema de reembolso para quienes hayan abonado el canon y demuestren que fue indebidamente.

Pero el acuerdo está lejos de ser firme. Antes de validarse el Ministerio de Cultura debe negociarlo con el de Industria (con la secretaría de Estado de Agenda Digital, donde ahora está el exsecretario de Estado de Cultura, José María Lassalle) y Economía y Hacienda, entre otras carteras, antes de convertirse en una realidad jurídica. Y en ese camino podría sufrir modificaciones. Por otro lado, las entidades no han retirado las demandas por el daño sufrido con la reforma que limitó la cantidad a repartir entre ellas a cinco millones.

La reforma de 2012, obra de José María Lassalle, reformó el sistema de compensación de un modo que ha resultado incompatible con la legislación europea, según una sentencia reciente. Lassalle planificó el pago de la compensación por copia privada desde los Presupuestos Generales del Estado y redujo los tipo de copias que se veían afectados por la medida. Ello provocó una guerra con las entidades que ahora trata de llegar a su fin.

Fernando Benzo, el nuevo secretario de Estado de Cultura, debe ahora convertir en realidad este principio de acuerdo, que ha llegado a pocas semanas de su toma de posesión. Solo falta saber si, en el caso de que el acuerdo se sustancie en una decisión de gobierno, los fabricantes decidirán volver a subir los aparatos afectados, móviles, tabletas y otros reproductores. Cuando en 2012 se retiro el gravamen, no bajaron los precios.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.