El médico de la tragedia: «Fue como un accidente en medio del campo»

Una de las personas que ha mantenido en estos tres años una actitud más irritante para las familias de las víctimas es Simón Viñals. Ayer dijo que no les había pedido perdón porque no ha tenido ocasión. El que fuera entre 1989 y 1991 concejal de Sanidad con Agustín Rodríguez Sahagún (CDS) y fundador del Samur, era el médico que contrataba Miguel Ángel Flores para sus fiestas.

Con casi 80 años, se enfrenta, como su hijo Carlos, a dos años y medio de cárcel por dos presuntos delitos de homicidio por imprudencia grave profesional. Se les acusa de no prestar la atención médica correcta a Cristina Arce y Rocío Oña. En un receso, se defendió de las afirmaciones de la Fiscalía y del juez instructor: «Seguí los protocolos y no di por muertas a las chicas e intenté reanimarlas».

En cuanto las reiteradas acusaciones sobre la falta de medios de la enfermería, que no disponía de agua corriente ni desfibrilador, zanjó: «Tenía todo lo necesario: suero y botellas de agua, al igual que lo que lleva el Samur en un hospital de campaña o cuando ocurre un accidente en medio del campo». Su defensa alegó motivos de salud para no acudir a todas las sesiones. Tendrá que enviar un informe.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.