El Ibex-35 cierra sobre los 8.300 tras probar los 8.200

bolsa-ny--644x362

Fortísimos los descensos en el selectivo español. Si en la jornada de ayer aventurábamos la posibilidad de que el indicador tuviera que volver a los mínimos del ejercicio para volver a rebotar, eso hizo hoy mismo: volvió a los mínimos previos, los que marcó el 20 de enero, ligeramente por debajo de los 8.300 puntos, e incluso los perforó, dado que llegó incluso a perder los 8.200 puntos en el peor momento de la jornada pasadas las cuatro y media de la tarde. Logró terminar el día por encima, logró rebotar desde los 8.200 puntos. Dio un último cambio en los 8.314 puntos, lo que supone un descenso del 2,51% respecto al cierre de ayer. Al cierre, se mantuvo por encima de los 8.280 puntos en que se mantienen los mínimos anuales. 

El indicador español se colocó entre los más bajistas de la sesión. Y ello debido a las fuertes caídas con que volvió a cerrar Sacyr, que se dejó un 6,39%. A continuación se colocaron OHL y Gas Natural, con pérdidas de un 5,78% y de un 5,51%, respectivamente, lo que significa que los resultados de la gasista, que se publicaban por la mañana, no convencieron. Después, un puñado de valores financieros: CaixaBank se dejó un 4,89%, mientras que el Sabadell, Popular, Mapfre y Bankia se dejaron también más de cuatro puntos porcentuales, al igual que el Santander. Un poco mejor le fue a BBVA, que retrocedió un 2,16% en la sesión en que presentó sus resultados. 

En verde sólo terminaron tres valores, Acerinox, que ganó un 4,58%, ArcelorMittal, que se anotó un 2,86%, y Gamesa, que se anotó un 2,47%. 

Entre los mejores, pero ya en negativo, los únicos valores que terminaron con descensos de menos de un punto porcentual fueron Merlin Properties, Repsol y Enagás. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, los títulos "A" de Abengoa fueron los más rentables del día, con una subida del 12,60%. Después se colocó Urbas, con una subida del 10%, mientras que los títulos "B" de Abengoa se anotaron un 7,61%. Fueron los únicos valores que ganaron en rentabilidad a Acerinox. En negativo, los peores fueron Natra y Ezentis, que se dejaron más de un 7%. 

Sólo el Ftse Mib de Milán le ganó en pérdidas al Ibex-35, con su caída del 2,85%. El Dax alemán, por su parte, retrocedió un 1,53%. Mientras, el Ftse 100 británico y el Cac 40 francés se dejaron un 1,43% y un 1,33%, respectivamente. El PSI-20 de Lisboa, mientras, cayó un 1,17%. 

El crudo rebota, pero no importa

Fuertes descensos en las bolsas, pese a que el precio del crudo ayer rebotaba. El barril de Brent, de referencia en Europa, ganaba un 4,25%, para colocarse en los 34,11 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, también subía: avanzaba un 2,5%, hasta los 30,62 dólares. Pero es que quizás no gustara que el Gobierno chino informara de que espera crecimientos del PIB de entre un 6,5% y un 7% para este año y descartó poner en marcha grandes planes de estímulo. 

Pero es que incluso con ese repunte del precio del petróleo, Wall Street también caía. El Dow Jones, al cierre del mercado español sufría un descenso del 0,4%. Aunque los datos estadounidenses no fueron malos. El informe ADP de empleo privado reflejó una creación de 205.000 nuevos puestos de trabajo, por encima de los 195.000 previstos. Y la cifra del mes anterior se revisó al alza desde los 257.000 hasta los 267.000. Aunque sí es cierto que el índice de gestores de compras del sector servicios americano bajó se revisó a la baja en enero desde los 53,7 hasta los 53,2 puntos, por sorpresa. Tanto el que elabora Markit como el ISM, que bajó desde los 55,8 puntos hasta los 53,5, cuando no se esperaba que bajara de los 55 puntos. En todo caso, el nivel expansivo del sector servicios es el más bajo en cerca de dos años. 

Pero al mercado, precisamente, le sentó muy mal este último dato, porque teme que la debilidad del sector industrial, en zona recesiva durante ya mucho tiempo, se esté extendiendo a otros sectores que se mantenían fuertes, como el de servicios. Lo que preocupa, en realidad, es el temor a una fuerte desaceleración del crecimiento mundial. 

Los tipos de la deuda bajan y el euro se dispara

El temor en las bolsas a ese enfriamiento global cotizó en el mercado de bonos. Las rentabilidades de la deuda pública bajaron de manera generalizada, aunque en algunos casos de manera casi testimonial. Como en Estados Unidos: la rentabilidad del bono americano a diez años bajó desde el 1,85% hasta el 1,84%. El rendimiento de los bonos alemanes a ese mismo plazo retrocedió desde el 0,30% hasta el 0,28%. El de los bonos españoles, desde el 1,59% hasta el 1,58%. 

En el mercado de divisas, el euro subió con mucha fuerza: un 1,18% respecto al billete verde, con lo que el tipo de cambio se acercaba al nivel de 1,105 unidades. Movimiento este que podía deberse a la reducción de las expectativas de subidas de tipos en Estados Unidos. Quizás era ese comportamiento el que animaba la cotización del crudo, pasando por alto el hecho de que los inventarios de petróleo en Estados Unidos haya aumentado hasta alcanzar los más de 500 millones de barriles la semana pasada por primera vez desde el año 1930. El crecimiento fue de 7,79 millones de barriles, casi el doble de los cuatro millones que esperaba el consenso.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.