El Ibex-35 cierra en rojo, pero lejos de los mínimos del día, tras los atentados de Bruselas

ibex atentados bruselas 630

Los atentados en Bruselas tuvieron su impacto en los mercados financieros. El selectivo español bajaba hasta los 8.840 puntos a las nueve y media de la mañana, tras conocerse las primeras y trágicas noticias que venían de la capital belga. A partir de ahí, el indicador comenzó a recuperar posiciones, pero sin entrar en positivo. De hecho, en ningún momento del día logró acercarse a los 9.000 puntos, salvo en la recta final, apoyado en el comportamiento de la Bolsa americana: al cierre daba un último cambio en los 8.992 puntos, lo que supone un descenso del 0,32%. 

El selectivo español, con todo, fue el peor del día. Y el único que cerró la jornada en rojo. El Ftse Mib de Milán terminó el día prácticamente en tablas, mientras que los avances del PSI-20 de Lisboa y del Cac 40 francés no llegaron al 0,10%. El Ftse 100 británico, por su parte, se apuntó un 0,13%. El Dax alemán, por su parte, ganó un 0,42%. 

Si ayer decíamos que los mercados parecían no mostrar demasiada fortaleza, hoy quizás haya que decir que parecen ser más resistentes de lo esperado después del mayor atentado de la historia de Bélgica. De hecho, el selectivo belga terminó la jornada con una subida del 0,17%. Parece que el impacto negativo de los atentados en los mercados es cada vez menos importante. 

ArcelorMittal fue el valor más castigado de la jornada dentro del Ibex-35, con su recorte del 2,44%. A continuación se colocó IAG, con un descenso del 2,36%, pese a que en el peor momento de la jornada sus descensos llegaron a acercarse al 5%. Otras aerolíneas sufrieron más recortes que la hispano-británica: Air France terminó con un recorte del 3,96%. Pero otras cayeron menos, como Ryanair, que se dejó un 2,19%, o Lufthansa, que perdió un 1,31%. Junto a las líneas aéreas, también sufrieron las cadenas hoteleras: Accor, por ejemplo, fue el peor valor del Cac 40 francés, con un descenso del 3,85%.

Sacyr fue el tercer valor que más cayó dentro del selectivo español, con un descenso del 1,94%. Santander y el Popular retrocedieron alrededor de un 1,5%. OHL, Técnicas Reunidas, Merlin Properties y Acerinox se dejaron más de un punto porcentual. Entre los grandes valores, Iberdrola se situó entre los peores, con descensos de un 0,93%. BBVA perdió un 0,60% y Repsol, un 0,43%. Telefónica, mientras, se dejó un 0,09%. 

En verde, Indra encabezó las subidas, con una revalorización del 2,99%. Después, Gamesa, con una subida del 1,93%. Grifols y Dia se anotaron más de un punto porcentual. Entre los "blue chips", en positivo únicamente Inditex, con su avance de algo más de medio punto porcentual. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Sniace, en su primer día de cotización tras dos años, ganó un 155%. Después se colocó Adveo, con una revalorización de casi un 18%. En negativo, el peor fue Quabit, que retrocedió un 4,88%. 

El dinero busca refugio con calma

El dinero buscó refugio, pero sin demasiados nervios. La rentabilidad del bono americano bajó, pero sólo desde el 1,92% hasta el 1,89%, mientras que el rendimiento de su comparable alemán retrocedió desde el 0,23% hasta el 0,22%. Aunque sí es cierto que éste, a primera hora de la mañana, llegó a bajar hasta el 0,18%. Sí se notó, pues, el impacto de los ataques terroristas en el aeropuerto y el metro de Bruselas. 

La rentabilidad del bono español a diez años se estuvo moviendo durante toda la jornada alrededor del nivel del 1,43%. Con ello, la prima de riesgo española se colocaba en los 123 puntos básicos al cierre de la sesión. 

También se observó el impacto de los atentados en el mercado de divisas. A primera hora de la mañana, el euro bajó desde el nivel de 1,1240 unidades hasta 1,1190, aunque al cierre recuperaba posiciones hasta 1,1220 dólares. La búsqueda de refugio fue más evidente en la cotización del yen, que se apreció respecto a las divisas de todos los países miembros del G-10. Aunque la que peor se comportó fue la libra esterlina: cualquier evento que pueda dar argumentos a ciertos colectivos contra la pertenencia del Reino Unido a la Unión Europea podría incrementar los riesgos del Brexit, según comentarios de analistas de Bank of America Merrill Lynch. 

En el mercado de materias primas, el oro llegó hasta los 1.260 dólares la onza, aunque al cierre de la jornada se cambiaba por poco más de 1.250 dólares. El barril de Brent, de referencia en Europa, ganaba un 0,55% al término de la sesión, hasta los 41,77 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, subía un 0,30%, hasta superar levemente los 40 dólares. 

Buenos datos macro en EE.UU. y Europa

Aunque la sesión tuvo su principal foco de interés, atención y preocupación en la tragedia de Bruselas, también hubo un buen puñado de datos macroeconómicos en la zona euro. Así, conocimos los índices de gestores de compras de la zona euro correspondientes al mes de marzo: el del sector manufacturero subió de los 51,2 hasta los 51,4 puntos, de acuerdo con lo esperado por los analistas; el del sector servicios, subió desde los 53,3 hasta los 54 puntos, cuando los expertos esperaban que se colocara en los 53,3 puntos. El indicador compuesto subió por sorpresa desde los 53 hasta los 53,7 puntos, su nivel más alto desde diciembre. También buenas referencias del índice de confianza empresarial Ifo, que subió desde los 105,7 puntos hasta los 106,7 puntos, cuando los analistas esperaban que se colocara en los 106 puntos. El índice de confianza inversora Zew, subió en Alemania desde 1 hasta 4,3 puntos, cuando los analistas esperaban que se colocara en los 5,4 puntos. En la zona euro, en cambio, bajó desde los 13,6 hasta los 10,6 puntos. En general, buenas cifras en Europa. 

En Estados Unidos, los índices estaban prácticamente en tablas al cierre de las plazas europeas, pese a que media hora antes de la apertura de la Bolsa de Nueva York los futuros adelantaban caídas de alrededor de un 0,90%. Si los índices europeos fueron recuperando a lo largo de la sesión, lo mismo sucedió en Wall Street. En Estados Unidos también se conocieron varias referencias económicas. Por ejemplo, el índice manufacturero de Richmond, que mejoró desde los -4 puntos hasta los 22, cuando los expertos esperaban que se colocara en los 0 puntos. El índice de gestores de compras del sector industrial americano mejoró, pero algo menos de lo esperado, al avanzar desde los 51,3 hasta los 51,4, cuando los expertos esperaban que se colocara en los 51,9 puntos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.