El Gobierno retira el estatus diplomático al delegado del Gobierno de Flandes en España

El Gobierno ha respondido con firmeza a la última exaltación pro independentista del presidente del Parlamento regional de Flandes, Jan Peumans, quien anteriormente aseguró en una carta que «España ya no puede cumplir las condiciones para ser parte de una Unión Europea democrática».

¿La medida tomada? La retirada del estatus diplomático del delegado del Gobierno de Flandes en España, André Hebbelinck. Una decisión que fue anunciada por el propio ministro Josep Borrell al embajador belga, Marc Calcoen, quien ayer tarde fue convocado al Palacio de Santa Cruz por tercera vez en 26 días.

Es una evidencia que el tema catalán socava por completo las relaciones hispano-belgas. Esta vez la gota que ha colmado el vaso para retirar el estatus diplomático del delegado del Gobierno flamenco han sido «las reiteradas descalificaciones que el presidente del Parlamento flamenco ha proferido, en su calidad institucional, contra España y las autoridades españolas».

La última exaltación independentista fue el pasado miércoles, inaugurando una exposición sobre el proceso secesionista catalán en la sede del Parlamento de Flandes, informó el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

Borrell reiteró al Embajador belga el malestar de las autoridades españolas por las declaraciones de Jan Peumans, que ha considerado «inaceptables e impropias de un país amigo y aliado como es Bélgica, y contrarias al espíritu de fraternidad entre pueblos que comparten un proyecto común en el marco de la Unión Europea».

De acuerdo con el artículo 9 del Convenio de Viena de Relaciones Diplomáticas de 18 de abril de 1961, España deja de considerar al delegado del Gobierno de Flandes como agente diplomático de la Embajada del Reino de Bélgica, «retirándosele los correspondientes privilegios e inmunidades».

«Faltan a la verdad»

«El señor Hebbelinck, de conformidad con el régimen aplicable a los ciudadanos comunitarios, puede, si lo desea, seguir prestando servicios, como personal de la Misión, pero sin estatus diplomático», explica Exteriores. El Ministerio español informó igualmente que «no acreditará en lo sucesivo como personal diplomático de la Embajada del Reino de Bélgica a ninguna persona que desempeñe la función de delegado o representante de la región de Flandes en España». Otra medida que trasladó Borrell al embajador belga.

Esta última reacción de la diplomacia española se une a las acontecidas en las pasadas semanas. Exteriores llegó a calificar de «gesto hostil» el apoyo del presidente del parlamento flamenco a la causa independentista. Peumans envió una carta a la expresidenta del parlamento catalán Carme Forcadell, que luego fue revelada en redes sociales, en la que ratificaba su compromiso para que Cataluña «tenga la oportunidad de elegir su propia identidad».

Esa misiva motivó la segunda convocatoria del embajador belga a la sede del Ministerio español. Además, el encargado de negocios de la Embajada española ante Bélgica, Jorge Notivoli, y un representante de la Dirección General de Europa del Gobierno federal belga mantuvieron una reunión a petición de España en Bruselas. El diplomático español le hizo llegar la queja: «Faltan a la verdad, y es no ya un gesto inamistoso sino francamente hostil».

Bélgica vive en constante tensión política a cuenta de los nacionalistas flamencos y valones enfrentados y con Bruselas como capitalidad «neutral». La llegada de Puigdemont a ese Reino ha exacerbado y radicalizado las posturas de los flamencos.

No obstante, también incomoda ?y mucho- su presencia en la región flamenca pues parte de la opinión pública independentista flamenca ve la estrategia «suicida» de Puigdemont como un acto de valentía que echan en falta en sus representantes flamencos. Éstos, visto lo visto, prefieren apretar pero no ahogar al Gobierno federal.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.