El Gobierno cree que el crecimiento del PIB rondará el 3% en 2017

El proyecto de Presupuestos aprobado por el Gobierno se presentó hace unos días, pero el Ejecutivo ya ha abierto la puerta a que la economía crecerá más de lo que plasma en las cuentas. Si el cuadro macroeconómico prevé que el Producto Interior Bruto repuntará un 2,5% este año, desde el Ministerio de Economía ya se apunta a que el crecimiento se situará entorno al 3%. En concreto fuentes del departamento dirigido por Luis de Guindos señalaron a Efe que el crecimiento se podría situar entre el 2,9% y el 3,1% «salvo accidentes imprevisibles».

En la presentación del cuadro macroeconómico la semana pasada, el propio De Guindos admitió que la previsión del Gobierno era «conservadora» y «prudente». Al analizar las estimaciones de empleo y recaudación de las cuentas se percibía que el Ejecutivo contemplaba un crecimiento de la actividad superior al que reflejaba en el papel: el Gobierno pronostica que los ingresos aumentarán un 7,9% y que se crearán 506.000 empleos, más que los 458.000 generados el año pasado cuando se creció un 3,2% y los ingresos repuntaron un 2,4%.

La propia Autoridad Fiscal calificó de «prudente» la previsión del Ejecutivo, pero su propio escenario central de probabilidades contempla un crecimiento de entorno al 3%.

El Ministerio de Economía basa este mayor optimismo en el incremento de las exportaciones los primeros compases del año -en enero aumentaron un 17,4% interanual-, así como en el incremento del sector de la construcción. También contribuirá el entorno favorable en toda la Unión Europea, donde esta previsto que este año, por primera vez desde que empezó la crisis, todas las economías crezcan.

Desde el Ministerio de Economía también se observa que en la primera mitad del año se materializarán ciertas decisiones de inversión que se postergaron en 2016 ante la interinidad del Gobierno. Ello insuflará entre tres y seis décimas de crecimiento, según sus cálculos. El Ejecutivo debe presentar antes de final de mes su plan de estabilidad a Bruselas, que recogerá unas estimaciones «especialmente prudentes», afirman desde el Ministerio de Economía.

El fuerte arranque de la economía española ha provocado que los principales organismos hayan mejorado sus previsiones sobre la economía española en los primeros meses del año. El Banco de España revisó al alza el pasado lunes su estimación de crecimiento al 2,8%, tres décimas por encima de lo que cree el Gobierno. FMI y Comisión Europea aumentaron al 2,3% sus estimaciones y la OCDE subió en dos décimas al 2,5% la suya, un movimiento que imitaron CEOE y la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas).

Pese a ello, la economía española también deberá enfrentar el fin de ciertos factores que ayudaron al crecimiento en el pasado. Por un lado, el precio del petróleo ha frenado su bajada desde diciembre debido al pacto entre los países productores de la OPEP para recortar la producción, lo que impacta directamente sobre la actividad ya que España importa el 99% del crudo que consume. Ello ha elevado las compras al exterior en los primeros meses del año. Además, frente a las bajadas de impuestos del año pasado, 2017 arranca con una política fiscal más neutra para reducir el déficit, lo que elimina impulso al crecimiento.

En el contexto exterior, las elecciones francesas, las políticas del nuevo Gobierno de Donald Trump en Estados Unidos o la salida de Reino Unido de la UE también pueden restar velocidad al crecimiento.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.