El detenido por el crimen de la viuda del expresidente de la CAM lo niega todo

Los registros de la Policía Nacional en la casa -durante cinco horas- y en el concesionario de coches donde trabaja Miguel Ángel López, detenido como presunto autor del asesinato de su suegra, María del Carmen Martínez, viuda de Vicente Sala, expresidente de la Caja Mediterráneo, no dieron con el arma homicida utilizada.

Aunque sí encontraron otras armas en su domicilio de Alicante, esta minuciosa inspección tanto en el chalé como en el escenario del crimen y las oficinas donde trabaja el principal sospechoso tampoco ha permitido detectar huellas ni ADN, según fuentes próximas a la investigación.

El único arrestado no ha confesado y ya había dado negativo en la prueba de parafina previamente, cuando se le practicó en diciembre como a otras personas del entorno de la víctima, para buscar restos de pólvora en sus manos. Pero el autor pudo lavarse o utilizar guantes. Por el momento, no se conocen pruebas de peso en la instrucción del sumario, que sigue permaneciendo secreto, a punto de agotar su primer plazo legal.

Las tensiones familiares por el control del emporio empresarial -que factura 400 millones de euros año año-, y los malos números del concesionario de coches del que era administrador, así como la afición al tiro olímpico y el conocimiento del escenario, entre otras circunstancias, representan indicios que apuntan al detenido. Está previsto que pase a disposición judicial hoy y será el juez del caso quien sopesará si decreta prisión provisional en espera de un hipotético juicio, que por este tipo de delitos se celebraría con un jurado popular.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.