Cervera: «La situación económica global está cogida con pinzas»

Es el asesor de cabecera de las grandes fortunas de nuestro país, de aquellas que se cuentan con los dedos de las manos porque su patrimonio líquido supera los 25 millones de dólares. Eliseo Cervera, valenciano, casado y amante de la música clásica, recibe a ABC recién aterrizado de Nueva York, su «segunda casa». Reconoce la complejidad que vive la economía mundial y se muestra prudente de cara al futuro, aunque no esconde su orgullo por haber conseguido que sus clientes capeen el temporal.

¿Cómo ve el panorama actual?

Hay muchos nubarrones en el horizonte pero, como no terminan de llegar, pues vamos tirando. Y vamos razonablemente bien. Pero el día que lleguen y descargue puede ser lo del arca de Noé. Está todo cogido con pinzas.

¿Qué se considera ahora un buen resultado para una cartera?

Si se consigue una rentabilidad de un 4 o un 5%, con el entorno de inflación que hay, se está haciendo muy bien. Lo cierto es que la rentabilidad media de las carteras no está siendo mala en los últimos meses. Lo que pasa es que la situación actual da un poco de vértigo porque hay muchas incertidumbres geopolíticas. Y si finalmente se dan una serie de resultados a los cuales los inversores les tienen miedo, podemos ver reacciones bruscas en los mercados. No hay que olvidar que la Bolsa de Estados Unidos está en máximos. Y en mi opinión es sobre todo por la falta de alternativas para invertir.

¿Han girado los clientes hacia productos de mayor riesgo?

Sí, y lo siguen haciendo. Digamos que es un giro forzoso. Hoy, los inversores que no quieren tomar ningún riesgo tiene muy pocas alternativas. Porque hasta la deuda a largo plazo tiene mucho riesgo que la renta variable. El 3% de rentabilidad que se puede obtener con un bono a cinco años puede desaparecer si en ese periodo la inflación se dispara. Así que los inversores más conservadores tienen que estar dispuestos a asumir rentabilidades negativas.

¿Donde aconsejan invertir?

Principalmente, en el mercado estadounidense, seguido del europeo. En emergentes empezamos a invertir algo, aprovechando su caída, y la estrategia ha funcionado porque ha coincidido con una recuperación del precio del petróleo. Ahora los mercados sobrerreaccionan, tanto a la baja como al alza. Pero no se pueden hacer apuestas de convicción clara, porque debajo no hay unos fundamentales buenos, son movimientos oportunistas, apuestas tácticas...

¿Han cambiado sus clientes tras los años de crisis?

Sí, ha cambiado mucho la manera en la que los inversores afrontan los mercados. Si analizamos lo que ha pasado en los últimos diez años, vemos sin dudar que es algo histórico. Pero el cambio comenzó antes de esta crisis, en 2000. Veníamos de un mercado que había crecido de forma casi ininterrumpida desde hacía años y la corrección de las «puntocom» y los atentados del 11-S pilló a la gente con muchas inversiones. Después, el escándalo de Madoff, la crisis financiera... Y todo esto ha hecho que, por un lado, ahora se diversifiquen mucho más las inversiones y, por el otro, se haya sofisticado mucho la gestión de riesgos. El cliente se ha formado y exige entender en lo que se invierte.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.