Cerco a las federaciones sin mujeres

El deporte femenino español vive el mejor momento de su historia. Los éxitos, tanto aficionados como profesionales, se suceden sin freno y la balanza con los hombres está decantada a su favor desde Londres 2012. Sin embargo, estos años de bonanza competitiva no deben ocultar una realidad que sigue latente: las medallas son un gran escaparate de lo que sucede en la élite, pero no dejan de ser un espejismo si se analiza la estructura global del deporte femenino. Todavía existen muchas trabas sociales, culturales y laborales que impiden que las mujeres puedan acceder a la actividad que más les guste.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.