Carmena, dispuesta al «desmontaje» de la fachada del Edificio España

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha apelado hoy a la «prudencia» para evitar responder a si el Ayuntamiento estaría dispuesto ahora a acceder al «desmontaje» de la fachada del Edificio España , principal elemento de disputa con su propietario, el grupo Wanda. «Mirad, hay cosas en las que es necesario tener prudencia», ha respondido hoy la alcaldesa de Madrid a la tercera pregunta que los periodistas le han formulado sobre el avance de las negociaciones con el grupo chino Wanda, con quien el Ayuntamiento habla para tratar de que no renuncie a construir un hotel en el emblemático rascacielos ubicado en la céntrica Plaza de España.

El medio digital Bez ha publicado que la alcaldesa de Madrid envió una misiva a Michael Quiao, máximo directivo del grupo en España, en la que le explica que se permitirá el derribo parcial y posterior montaje de la fachada en el caso de que se compruebe que «pueda verse afectado de manera puntual algún elemento de la fachada protegida».

Extracto de la carta enviada por Manuela Carmena a Wanda
Extracto de la carta enviada por Manuela Carmena a Wanda- ABC

«No puedo decir nada de eso», ha respondido la alcaldesa cuando los periodistas le han preguntado por esas informaciones, según las cuales el Ayuntamiento ha pedido al grupo una respuesta para el mes de abril sobre si seguirá con sus planes para el edificio. «Cuando estamos hablando de negociaciones con empresas, el alcalde de Madrid, en este caso yo, voy a ser prudente y no voy a hablar», ha comentado Carmena.

La multinacional confimó a la alcaldesa a principios de marzo su intención de quedarse en Madrid y desarrollar su proyecto para el edificio España, después de semanas de especulaciones sobre el posible abandono del proyecto, motivadas en parte por el cierre de la sede del grupo chino en la capital española.

Desde entonces, el Ayuntamiento y Wanda acordaron abrir una «nueva» negociación para abordar los desencuentros, principalmente la disputa sobre la protección del edificio: la empresa quería desmontar la fachada de poniente y los laterales y luego reconstruirla mientras que la corporación exigía mantenerla intacta por su valor histórico y simbólico para la ciudad.

Encabezado del escrito firmado por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena
Encabezado del escrito firmado por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena- ABC

En el marco temporal de esas controversias, el grupo chino Wanda decidió poner a la venta el edificio, que adquirió en el verano de 2014 al Banco de Santander por 265 millones de euros. Hasta ahora, el Ayuntamiento siempre ha mantenido que Wanda compró el edificio en el verano de 2014 -con el objetivo de poner en marcha un hotel, un centro comercial y viviendas- a sabiendas de que el inmueble estaba entonces protegido con un nivel 3 parcial por su valor histórico-artístico, lo que impedía tirarlo abajo.

Poco después, la Comisión local de patrimonio histórico -en la que participan la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid- accedió a rebajar su blindaje para favorecer la puesta en valor de un edificio muy degradado debido a su inactividad -está desocupado desde hace años-, pero obligando a respetar la fachada.

En julio de 2015, el grupo Wanda pidió al Ayuntamiento, entonces ya gobernado por Ahora Madrid, tirar la fachada alegando motivos de seguridad, una propuesta que rechazó el Consistorio esgrimiendo varios informes que sostenían que se podía reformar el edificio sin llegar a ese extremo.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.